La enjundia otoñal hecha sopa
La enjundia otoñal hecha sopa.

Sopa de verduras de otoño

  • Comentar
  • Imprimir

Hay sopas con trozos de verduras más allá de la minestrone. Podemos adaptar este reconfortante plato a los ingredientes de otoño añadiendo setas, calabaza y boniato, que asaremos para potenciar su sabor.

Parece que fue ayer cuando pensábamos en comidas para llevar a la playa y hablábamos de sopas y cremas frías para soportar el calor, pero la realidad es que el otoño lleva un rato por aquí, con sus lluvias, sus hojas secas y sus bajadas de temperatura. En el mercado lo notamos porque cada vez hay más calabazas, boniatos y setas, y en casa porque las sopas y platos calientes de cuchara empiezan a estar a la orden del día (a Mafalda no le gusta esto).

Hacer una sopa puede ser tan sencillo o complejo como uno quiera: te puedes poner a hacer un caldo canónico desde cero como manda la Larousse Gastronomique, puedes hacer uno exprés en 10 minutos o –como he hecho yo en esta receta, para qué mentir– puedes recurrir a uno comprado de buena calidad. Para esta receta en concreto recomiendo utilizar uno de verduras para una sopa más ligera, o de pollo para una un poco más contundente.

En cuanto a las verduras, utilicé calabaza, boniato, zanahorias, espinacas, puerro y portobellos. Asé las tres primeras en el horno para sacar el máximo partido a su sabor, rehogué el puerro y los portobellos y añadí a último momento las espinacas. ¿Podrías echar directamente todo a la olla, añadir caldo y santas pascuas? Sí, pero no lograrás el mismo resultado ya que quedará todo con consistencia de hervido. ¿No se te ocurre qué más poner y no quieres encender el horno solo para esto? Dora las verduras directamente en la cazuela.

Aparte de los ingredientes mencionados, se pueden quitar o añadir otros: apio, acelgas, cebolla, ajo, patata, etc. Para darle un poco más de consistencia, como hacen mi abuela y mi madre, añadí un puñado de avena instantánea, pero en su lugar se puede agregar pasta para sopa o arroz (o no añadir nada).

Dificultad

La de hacer el caldo, en el caso de que lo hagas.

Ingredientes

  • 400 g de calabaza
  • 2 zanahorias
  • 1 boniato
  • 150 g de espinacas
  • La parte blanca de un puerro
  • 150 g de champiñones Portobello
  • 1 litro de caldo de verduras o de pollo
  • 50 g de avena instantánea
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Calentar el horno a 220 ºC.

  2. Pelar la calabaza, las zanahorias y el boniato. Cortar la calabaza y el boniato en cubos de 1,5 x 1,5 cm aproximadamente y las zanahorias en rodajas de 1 cm.

  3. Colocarlas en una bandeja para horno con unas cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sal fina y pimienta. Mover los vegetales para que queden todos impregnados.

  4. Asar durante 20 minutos. Para conseguir un dorado más uniforme, voltear los vegetales pasados diez minutos.

  5. Mientras, limpiar el puerro y los portobellos. Cortar el puerro en juliana y los portobellos por la mitad.

  6. Calentar una olla amplia a fuego medio con un chorro de aceite de oliva. Añadir el puerro y rehogar hasta que se ablande y se dore ligeramente. Añadir los portobellos y rehogar unos minutos más hasta que se doren.

  7. Verter el caldo en la olla y bajar el fuego. Probar y salar si fuera necesario.

  8. Añadir la calabaza, el boniato y la zanahoria cuando estén listas. Cocer todo 15 minutos a fuego bajo.

  9. Añadir la avena y las espinacas limpias y ligeramente troceadas. Cocer durante dos minutos más. Apagar el fuego, tapar y dejar reposar 10 minutos antes de servir. Volver a calentar si fuera necesario.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista