Cómo cocinar arroz frito al estilo chino

Clásico de los restaurantes chinos, el arroz frito no encierra grandes dificultades en su preparación. Este plato de aprovechamiento admite múltiples ingredientes, pero conviene seguir sus normas para no fracasar.

  • Comentar
  • Imprimir

Si esa denominación no sonara un pelín peyorativa, al arroz frito bien podríamos llamarlo "arroz con cosas". Este plato chino de aprovechamiento parece pensado para dar salida a cualquier ingrediente que tengas por la nevera, siempre que se pueda picar y pasar por la sartén. De hecho, su actor principal es el arroz cocido que sobró del día anterior, gloriosamente resucitado por obra y gracia del calor intenso, el aceite y los condimientos.

Para aquellos que identifican "frito" con "pesado", aclararemos que en realidad se trata más bien de un arroz salteado, que no requiere litros de grasa. La libertad creativa con los ingredientes contrasta con la rigidez de las normas de preparación, cuyo incumplimiento puede llevar con facilidad al fracaso (recomendación personal: no os saltéis el cubito de caldo, por mucha manía que le tengáis a ese producto). Si quieres conocer los mandamientos, y también una receta sencilla, dale al play en el vídeo de arriba.

ARROZ FRITO AL ESTILO CHINO

Ingredientes

Para 2 o 3 personas

  • 350 g de arroz de grano largo o medio cocido el día anterior

  • 1 zanahoria picada muy fina

  • 3 huevos grandes batidos

  • ¼ de lechuga iceberg cortada en juliana fina

  • 170 g de colas de gambas o langostinos cortadas en trozos grandes

  • 1 diente de ajo picado fino

  • 85 g de guisantes congelados

  • 30 g de chalota picada fina

  • 1 cucharadita de cubo de caldo de pollo desmenuzado

  • Aceite de girasol
  • Sal

  • Pimienta blanca molida

Preparación

  1. Desmenuzar el arroz blanco del día anterior con las manos.
  2. Calentar una cucharadita y media de aceite en una sartén a fuego vivo. Cuando empiece a humear, añadir la mitad del arroz y cocinarlo unos tres minutos, salteandolo hasta que se dore ligeramente. Reservar.
  3. Repetir la operación con el resto del arroz y reservarlo junto a la primera mitad.
  4. En la misma sartén, calentar un par de cucharaditas de aceite. Cuando esté bien caliente, añadir la zanahoria y saltear. Cuando empiece a dorarse, sacarla y reservarla en el mismo recipiente que el arroz.
  5. Calentar otras dos cucharaditas de aceite en la sartén y cuando esté muy caliente, añadir la lechuga. Sazonar con una pizca de sal, pimienta blanca molida y media cucharadita cubito de caldo de pollo. En cuanto la lechuga empiece a ablandarse, sacarla y juntarla con el arroz.
  6. Calentar otras dos cucharaditas de aceite. Cuando humeen, añadir los huevos batidos y una pizca de sal. Remover enérgicamente y cocinar unos 45 segundos, hasta que cuajen. Romper los huevos en pedacitos con una cuchara y juntarlos con el arroz.
  7. Calentar dos cucharaditas de aceite más. Cuando humee, añadir el ajo. En cuanto empiece a soltar aroma, sumar las colas de las gambas o langostinos. Remover y sazona con sal, pimienta y media cucharadita de cubo de caldo desmenuzado. Se les puede dar un toque con un soplete de cocina unos 30 segundos si se quiere.
  8. Cuando las gambas estén al punto (no demasiado hechas), añadir el arroz con sus aderezos, sumar los guisantes y la chalota o cebolleta picada muy fina. Saltear hasta que los guisantes se hayan descongelado y el arroz esté suelto.
  9. Sazonar al gusto con sal y un poco más de cubito de caldo, y servir inmediatamente.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista