Crujientes por fuera y tiernas por dentro
Crujientes por fuera y tiernas por dentro.

Empanaditas de manzana

  • Comentar
  • Imprimir

Un dulce perfecto para desayunos, meriendas y picoteos que puedes preparar desde cero haciendo la masa en casa o tirarte en plancha a la sección de refrigerados para agilizar el proceso.

Estas empanaditas de manzana con canela son facilísimas, se montan en un momento y se cocinan en el horno (puedes usar la otra bandeja para cocinar otra cosa, y así optimizar el gasto eléctrico). Son perfectas para inundar la casa de aroma hogareño y tomar con un buen cafetito o infusión en una sobremesa invernal. Para hacerlos solo necesitas tener un cortador de masa de nueve o 10 centímetros; si no lo tienes siempre puedes usar un vaso -de plástico si hay niños o manos torpes de por medio- con un borde fino y medida similar.

Si tienes ánimos de ponerte a ello, una buena masa quebrada casera marca la diferencia. Te damos también esa receta, aunque no es obligatorio hacer la masa de las empanaditas en casa: puedes usar una comprada, que te sacará del apuro dignamente sin que te señalemos con el dedo por tu escasa diligencia (pero una que tenga mantequilla de verdad, por favor). La masa que ves en la foto debe su color tostadito a que he usado harina integral.

El relleno lleva manzana troceada, que puedes poner con piel o sin ella, azúcar, canela, un poco de mantequilla y unas ricas pasas, que le van a la manzana como anillo al dedo. Este relleno se precocina parcialmente en una sartén para que no se reduzca en exceso al hornear las empanaditas, lo que dejaría un feo hueco en el interior.

Dificultad

La de cortar la masa quebrada y formar las empanaditas. Si es que eso es difícil...

Ingredientes

Para 9-10 empanaditas

Masa quebrada casera

  • 325 g de harina blanca corriente (o integral)
  • 120 g de mantequilla fría en cubitos
  • 30 g de manteca de cerdo ibérico fría
  • 75 g de agua fría
  • 1 pizca de sal

Relleno de manzana

  • 2 manzanas medianas
  • 50 g de azúcar
  • 30 g de mantequilla
  • Zumo de medio limón
  • ½ cdta. de canela molida
  • 1 pellizco de nuez moscada rallada al momento
  • 1 puñadito de pasas sultanas

Acabado

  • 1 huevo batido
  • Un poco más de azúcar

Preparación

  1. Para la masa quebrada casera, pesar todos los ingredientes en la báscula y poner en un bol la harina con la sal y la mantequilla y la manteca fría en cubos. Frotar la mantequilla y la manteca con la harina entre las yemas de los dedos hasta obtener una mezcla arenosa (también se puede hacer en robot).

  2. Agregar el agua fría y amasar para homogeneizar la mezcla, pero sin pasarse de manipulación. De nuevo, esto se puede hacer en un robot, hasta que la masa cohesione. Hacer una torta con la masa, envolver en plástico y dejar reposar una hora en la nevera.

  3. Para el relleno de manzana, pelar las manzanas -o no, al gusto- y cortarlas en trozos pequeños. Rociar la manzana cortada con el zumo de limón.

  4. Derretir la mantequilla en una sartén a fuego bajo y agregar las manzanas junto con el azúcar, la canela, la nuez moscada y el resto del zumo de limón. Cocinar la manzana dándole alguna vuelta, hasta que empiece a ablandarse y se haya reducido ligeramente. Apagar el fuego y añadir las pasas. Dejar enfriar por completo.

  5. Para montar las empanaditas, si se usa la masa quebrada casera, sacar la masa de la nevera, enharinar la mesa y estirarla hasta un grosor de unos dos mm. Si se usa masa comprada probablemente no haga falta dejarla más fina de lo que ya viene.

  6. Con un cortapastas o un vaso de unos 9 cm de diámetro, cortar círculos de masa en número par, la mitad para los fondos y la mitad para las tapas. La masa sobrante se puede volver a estirar para cortar más círculos.

  7. Tomar una cucharada colmada de relleno frío y ponerla en el centro de un círculo de masa, dejando alrededor de un cm en el borde sin cubrir de relleno para poder sellar la empanadita; hacer dos cortes en otro círculo para la tapa, tal como se ven en la foto, mojar ligeramente con agua el borde de la masa base y pegar encima la tapa, apretando el borde para que se selle.

  8. Aplastar el borde de la empanadita con un tenedor en todo el perímetro, para sellar bien. Proceder de igual manera hasta acabar toda la masa. En este punto, las empanaditas se pueden congelar y luego hornear desde congelado.

  9. Calentar el horno a 180 °C. Pintar las empanadas con huevo batido y espolvorear con algo de azúcar adicional. Cocer en una bandeja en el tercio inferior del horno durante unos 25 minutos, hasta que estén burbujeantes y doraditas.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista