10 dulces de Navidad que no son turrón (y dónde comprarlos)

Frente a la homogeneidad dulcera que nos venden cada Navidad, reivindicamos pasteles típicos de distintas zonas de España: desde los alfajores de Medina a los bollos turcos extremeños o los mantecados manchegos.

  • Comentar
  • Imprimir
dulces de navidad
Pececitos dulces navideños.

Los lineales de los supermercados están tomados hace semanas por panettones, turrones y polvorones: en todas partes hay más de lo mismo y las Navidades son cada vez más homogéneas. En el Comidista estamos a favor de la biodiversidad, sobre todo de la glucémica, así que hemos buscado a lo largo del territorio español los otros dulces que, para vosotros, quieren decir Navidad.

Hemos pedido a nuestros informadores de confianza que nos contaran cuál es ese dulce que no puede faltar en su mesa, y hemos seleccionado los 10 que más nos han llamado la atención, aunque eso suponga que se nos hayan quedado otros tantos fuera.

Algunos de estos dulces navideños podrán llegar a vuestra casa fácilmente, otros necesitarán que os desplacéis hasta el torno de un convento o a un obrador cerca de un volcán en erupción. Pero todos ellos nos cuentan un trocito más de la historia de nuestras cocinas y aportan algún gramo adicional a los michelines extra del próximo enero (en el fondo nuestra misión es dar trabajo a los dietistas-nutricionistas).

Mantecados manchegos (Moral de Calatrava, Ciudad Real)

En un lugar de La Mancha que no es el que tienes en mente nacen los Agapitos. Sí, el titular dice “mantecados manchegos”, pero estos son tan conocidos que ya tienen nombre propio: los Agapitos, el de un obrador de Moral de Calatrava, en la provincia de Ciudad Real, que lleva produciendo sus particulares mantecados manchegos desde los años cincuenta. Su característica distintiva es que tienen un hojaldrado más pronunciado que los tradicionales; para conseguirlo es necesaria una elaboración manual y un reposo extra para que la masa coja cuerpo. Eloy Sánchez y su equipo mezclan a diario, de noviembre a enero, harina, manteca de cerdo, azúcar, vino y limón para alegrar la vida a los incondicionales de sus Agapitos. Precio: 13€ (1,3 kg, se pueden comprar en su web).

Hojaldre manchego. LOS AGAPITOS

Alfajores de Medina Sidonia (Medina-Sidonia, Cádiz)

El alfajor de Medina Sidonia es un concentrado de miel, frutos secos y especias. Un delicioso canutillo que, dicen, tiene origen árabe: algo de eso debe haber si su nombre viene del término árabe 'al-hasú' (relleno). En Sobrina de las Trejas lo preparan mezclando almendras, harina de trigo, pan rallado, avellanas, azúcar, matalahúga, clavo, cilantro y canela, dando lugar a un dulce de una densidad sorprendente y, sin embargo, tan delicado que dan ganas de repetir bocado.

Una vez se ha dado forma alargada a la masa —hay distintos formatos, desde los individuales de 50g hasta los troncos de 250g o 500g— se recubre de azúcar glas y se envuelve en papel. Desde 2004 está amparado por una IGP y actualmente solo hay tres empresas que lo elaboran. Puedes comprarlos en varios tamaños en su web, a partir de 9,50€ (500 g).

Alfajores asidonenses. SOBRINA DE LAS TREJAS

Bienmesabe, Los Llanos de Aridane, (isla de la Palma, provincia Santa Cruz de Tenerife)

Me cuenta mi amiga Isa Sánchez Flores, hija y nieta de palmeras, que “en La Palma era tradicional comprar un bienmesabe —almendra, yema, azúcar, limón— a Matilde Arroyo para tomar en Navidad o regalar. Después de su fallecimiento en 2014 hubo un momento de pánico porque parecía que se iban a dejar de producir sus dulces, pero ahora la pastelería vuelve a estar activa, sus productos se venden en supermercado y se asocian en toda Canarias a la isla de La Palma.” Aunque el bienmesabe se puede hacer en casa, Isa asegura que “nadie que tenga a Matilde Arroyo cerca lo hace”.

Si tú también quieres disfrutar del mejor bienmesabe del mundo —palabra de palmeras— te animamos a que te acerques a su cafetería en Los Llanos de Aridane —también lo encontrarás en Tenerife, en el mercado de África en Sta Cruz y en el mercado de La Laguna, y en distintos supermercados de las islas.

No vale comerse todos los botes de un tirón. MATILDE ARROYO

Repostería Matilde Arroyo: C/ Benigno Carballo, 6 Los Llanos, Santa Cruz de Tenerife. Tel. 922 696 120. Mapa.

Bollo turco (Jerez de los Caballeros, Badajoz)

Jerez de los Caballeros es una maravilla de la arquitectura —y de las cuestas— y la única razón por la que no se conoce más es porque está un poco a desmano. Si fuera más famosa a estas alturas todos tendríamos un bollo turco en nuestra mesa de Navidad. Es un dulce sencillo cuya masa de almendra, huevo y azúcar —Portugal al fin y al cabo está ahí al lado— toma una forma característica, una especie de flor estilizada.

Me cuenta Paqui Andaluz, de uno de los obradores jerezanos que los elaboran: “El bollo aparece en el centro de las mesas en Navidad y poco a poco se va comiendo a pellizcos con el café. Aguanta mucho tiempo!”. Se puede encargar de todos los tamaños —incluso hay las pastas de bollo turco, para tomar a diario— aunque con un clásico de medio kilo debería ser suficiente. Puedes encargar el tuyo en la web de Obrador Paqui a 14,95 euros cada bollo (500 g).

Tan bonito como bueno. OBRADOR PAQUI

Casca de Reis (Valencia)

He descubierto la casca de Reis gracias a Juanan Sempere, y mi primera reacción al verla ha sido pensar en un cruce entre la anguila de mazapán toledana y el roscón de Reyes, con además chuches extra para los niños. Este dulce valenciano era muy tradicional hasta los años setenta y estuvo olvidado unas décadas, eclipsado por el roscón, pero hace unos años que los pasteleros valencianos han decidido darle un empujón.

Su forma más clásica es en anillo, una rueda horneada de mazapán relleno de yema o de batata. Hay versiones más decoradas, con fruta escarchada o glasa, y a veces tiene forma de serpiente. Mi informador valenciano me confirma que la suelen regalar los padrinos a sus ahijados en un tamaño correspondiente a la edad. Puedes encontrarla en La Rosa de Jericó, en Valencia o en su web. Precio: 34€ una casca de Reis de yema.

Un anillo dulce. LA FLOR DE JERICÓ

Guirlache (Zaragoza)

Guirlache es decir Aragón y es decir Navidad. Como muchos de los dulces de los que he hablado en este artículo, su origen es medieval y probablemente árabe. El asunto parece sencillo —almendras tostadas y caramelo— pero es en recetas tan simples donde es fundamental la calidad de los ingredientes y el punto exacto de tostado y de caramelo. El guirlache común viene en barras anchas, tipo turrón, pero el que me recomienda María, mi fuente aragonesa, es el que viene en porciones individuales “así alargados para comer de una sentada uno detrás de otro”. Puedes conseguir tu dosis de felicidad en la web de la pastelería Fantoba (o en la misma pastelería si estás cerca) por 13 euros los 250 g.

Qué bonito brillor. FANTOBA

Mantecados (As Pontes, A Coruña)

Me comenta Jorge Guitián, mi gallego de referencia, que “lo de los mantecados de As Pontes es bien curioso, porque aparecen en un lugar en el que uno seguramente no se esperaría este dulce que, sin embargo, lleva elaborándose en el pueblo desde hace generaciones a partir de una de las materias primas esenciales de la repostería tradicional gallega". Para conseguirla, se hornea la mantequilla unas tres horas y después se cuela y se enfría unos días antes de poder utilizarla. La elaboración es totalmente artesanal, hasta las cápsulas de los dulces se hacen doblando a mano el papel, porque no encuentran en el mercado nada que las pueda sustituir. Puedes acercarte al obrador de los Hermanos Díaz en As Pontes o comprarlos aquí, por seis euros la docena.

Galicia calidade. AS PONTES

Panadería Hermanos Díaz: Av. Galicia, 59. A Coruña. Tel. 981 450 707. Mapa.

Mazapán de Soto (Logroño, La Rioja)

En España eres del mazapán de Toledo o del mazapán de Soto, pero ¿por qué elegir pudiendo tener los dos? En el caso de estos dulces riojanos la composición base es la misma —almendra y azúcar— pero la masa se aprieta menos, quedando así más ligera y casi esponjosa. Se hornea sobre una oblea y se confeccionan de uno en uno para que no pierdan su frescura. Fernando Sáez, de la heladería logroñesa Della Sera, me dice que sus preferidos son los de Segura. Los puedes encontrar en su pastelería y en grandes superficies como Alcampo, desde 5,50 euros los 500 g.

Ligeras y almendradas. PASTELERÍA SEGURA

Pastelería Segura: C/ Muro del Carmen, 6. Logroño, La Rioja. Tel. 941 254 439. Mapa.

Neulas, Cataluña

Es verdad que hay barquillos todo el año, pero es en Navidad cuando damos rienda suelta a nuestra gula. Y si en vez de barquillos digo neules volamos directamente a Cataluña, donde son un dulce muy demandado en las fiestas. Tanto es así que la periodista gastronómica Rosa Molinero me recomienda las de Sant Tirs que además de ser deliciosas este año han empezado un proyecto benéfico, El Pol Petit, cuya recaudación este año irá a AFANOC (Asociación de Familiares y Amigos de Niños Oncológicos de Cataluña). Puedes encontrar las neules tradicionales en El Corte Inglés, y las del Pol petit aquí, a partir 2,95 euros los 80 gramos.

El barquillo catalán. WIKIPEDIA

Peix de pasta real (Mallorca, Baleares)

Aunque las Cocas de Nadal sean más comunes, nos ha llamado la atención el Peix de pasta real de Mallorca. Xesca Coll, mi voz experta en Mallorca, me lo describe: “El peix de pasta real es un montaje con madritxo -un quemullar etéreo equivalente a los melindros catalanes o los bizcochos de soletilla- con bien de moscatel del bueno (vi de misa), membrillo y yema pastelera (confitura de vermell d'ou). Se monta en un molde en forma de pez, de ahí el nombre, con capas de toda esa explosión de azúcar y se decora dibujando las escamas, aletas y demás”. Puedes conseguir esta fantasía navideña en el Fornet de la Soca y en el Monasterio de Santa Clara a partir de 10 euros la pieza de 150 g.

Fornet de la Soca: Pl. de Weyler, 9. Palma, Illes Balears. Tel. 673 499 446. Mapa.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista