Una luz bonita para unas berenjenas deliciosas
Una luz bonita para unas berenjenas deliciosas.

Berenjenas con romesco, yogur y anchoas

  • Comentar
  • Imprimir

La combinación de romesco y yogur es untuosa, con un punto de acidez y frescura y podemos servirla con todo tipo de verduras asadas, platos de pollo e incluso con pescado.

Hay combinaciones de alimentos, aderezos o ingredientes que se aparecen un día de la nada, algo así como la virgen a Pitita Ridruejo, y se quedan a vivir contigo para siempre porque mejoran todo tipo de platos y preparaciones. Nos pasó con la mantequilla de miso -que hemos usado para cocinar boniatos, judías verdes o cebollas-, la mayonesa con sriracha o chipotle, mucho antes con el ajo con pimentón, aceite y vinagre y muchas otras combinaciones que tienen tanto sentido que, una vez las pruebas, se quedan para siempre.

Mi último descubrimiento en el noble arte de mezclar dos ingredientes y llamarle “cocinar” es el combo de romesco y yogur. ¿Por qué funciona? Porque ambas cosas tienen un punto de grasa y otro de acidez que se complementan perfectamente -y podemos potenciar añadiendo unas gotitas de vinagre de manzana o Jerez- y porque la untuosidad del yogur y los trocitos de frutos secos dan una sensación muy agradable al mordisco. De momento lo he probado con verduras asadas, setas salteadas con yogur y salmón crudo y en todas las ocasiones ha sido un éxito; en esta receta le damos un chute extra de sabor con el umami de las anchoas, pero si no comes animales puedes prescindir de ellas y rematar las berenjenas con unas avellanas o almendras picadas o fileteadas.

Si no tienes un horno a mano, puedes usar una olla baja, cazuela o sartén, siempre que tengan una tapa que encaje bien, a fuego medio, tapado, añadiendo de vez en cuando un poco de agua para generar vapor y dándoles la vuelta a mitad de cocción. Con este sistema podemos tener las berenjenas listas en unos 20 o 25 minutos, dependiendo del tamaño que tengan. Si las vamos a hornear podemos añadir no solo más berenjenas para comerlas en otro momento -también están buenas a temperatura ambiente, con la misma salsa- sino otras verduras como patatas, alcachofas, zanahorias o pimientos o unos contramuslos de pollo para completar la comida.

Dificultad

La de mezclar romesco y yogur. Si quieres hacer el romesco en casa, tardarás un poquito más.

Ingredientes

Para cuatro personas (como primero ligero o acompañamiento)

  • 4 berenjenas medianas
  • 1 yogur griego
  • 4 cucharadas de romesco
  • 16 filetes de anchoa
  • Ñora en escamas (opcional)
  • Un chorrito de vinagre (opcional)
  • Un chorrito del aceite de las anchoas
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Encender el horno a 180 grados. Poner las berenjenas en una bandeja y hornear aproximadamente una hora, o hasta que estén hinchadas y tiernas.
  2. Mezclar el yogur con el romesco y, si se quiere, un chorrito de vinagre.
  3. Abrir las berenjenas por la mitad a lo largo y salpimentar. Distribuir la salsa por encima y rematar cada mitad con dos filetes de anchoa, un chorrito de su aceite y, si se quiere, unos copos de ñora y más pimienta. Servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista