Cómo cocinar flores de alcachofa

Hay formas más sencillas de cocinar las alcachofas, pero ninguna es tan vistosa como la que imita la forma de una flor. Para dominar esta receta sólo necesitas abrir las hojas con suavidad y un poco de paciencia.

  • Comentar
  • Imprimir

Si no quieres alcachofa, alcachofa y media. Ése es nuestro lema en El Comidista, donde ya hemos ofrecido incontables recetas y más de un reportaje sobre esta verdura, pero nos da exactamente igual: vamos a seguir rindiéndole culto cada invierno, porque es una diosa y se lo merece. Si hace unas semanas explicamos cómo cocinar alcachofas, con ocho técnicas y un truco para aprovecharlas enteras, hoy vamos un paso más allá con una pequeña virguería: servirlas en forma de flor.

Reconocemos que hay formas más fáciles de prepararlas (ojo a la del microondas), pero ninguna tan vistosa. Y tampoco es que requiera amplísimos conocimientos culinarios ni habilidades especiales: basta con un poco de suavidad a la hora de abrirles las hojas una vez cocidas. Después, pasecito por la plancha, y listo. Aquí debajo tienes la receta escrita, pero lo entenderás todo mucho mejor si ves el vídeo de arriba.

FLORES DE ALCACHOFA

Ingredientes

Para 4 personas

  • 8-10 alcachofas

  • 1 manojo de perejil

  • 1 limón

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra

  • Piñones, queso de cabra desmigado, chorizo (opcionales)

Preparación

  1. Preparar una cazuela grande y baja con agua y perejil. Exprimir el limón sobre el agua y dejarlo en ella.
  2. Cortar el tallo de las alcachofas y quitar las hojas exteriores hasta llegar a las hojas de color amarillo. Importante: no tornear la base ni pelarla para eliminar la parte verde, porque entonces las hojas exteriores se desprenderán al abrirlas después.
  3. Cortar la parte superior del cáliz e ir poniendo las alcachofas en la olla. Incorporar también los tallos, quitándoles la parte más dura del extremo.
  4. Retirar el limón y poner la olla a calentar a fuego suave, sin dejar que el agua llegue a hervir. Cocer unos 35 minutos o hasta que las alcachofas estén tiernas (comprobar con un cuchillo). Dejarlas enfriar en la misma agua.
  5. Sacar los tallos, que se pueden pelar y usar para otras preparaciones como una pasta, una ensalada o una tortilla.
  6. Escurrir bien los corazones boca abajo en un colador, y luego secarlos con papel de cocina. Hasta aquí se puede hacer con antelación.
  7. Abrir las hojas de las alcachofas con cuidado de no romperlas (ver vídeo). Salpimentarlas y untarlas con un poco de aceite.
  8. Calentar una sartén a fuego vivo. Poner las alcachofas en la sartén boca abajo para que se tuesten. Cuando estén doradas, darles la vuelta con cuidado y dejar que se hagan por el otro lado, añadiendo un poco más de aceite a la sartén si hace falta.
  9. Se pueden servir tal cual o con unas migas de queso de queso de cabra y piñones tostados previamente en una sartén. O con unos daditos de chorizo.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista