Gurke für den Frankfurter sommer
Gurke für den Frankfurter sommer.

Ensalada alemana de pepino

  • Comentar
  • Imprimir

En España por lo general relacionamos la cocina alemana con el codillo con chucrut y las salchichas. Y hasta ahí. Pero lo cierto es que tiene recetas muy interesantes, como esta ensalada de pepino y crema agria.

La gastronomía alemana es bastante desconocida en nuestro país, en términos generales y más allá del codillo con chucrut. Sin embargo, tiene platos tan interesantes como esta sencillísima y refrescante ensalada de pepino. A pesar de carecer de la variedad de producto que tiene el Mediterráneo, saca un excelente rendimiento a algunos de sus ingredientes más comunes, como sus magníficos lácteos y algunas hortalizas. Acabamos de pasar la temporada de los espárragos blancos frescos, que son venerados en casi toda Alemania hasta el punto de que se venden en chiringuitos dedicados a ellos y muchos comercios disponen incluso de aparatejos para pelarlos y que te los lleves listos para cocinar en casa.

Pero me estoy desviando de la cuestión: el pepino es muy apreciado más al norte de los Alpes en general, fresco, encurtido o fermentado. Esta fresca ensalada es una buena muestra del uso del producto de temporada con la crema agria, una nata acidificada más densa y con más sabor que la insulsa nata líquida. Habría mucho que hablar sobre las natas o cremas acidificadas, que tienen características particulares en cada país en el que son tradicionales; en nuestro país se encuentra crème fraîche al estilo francés, que podemos emplear perfectamente para preparar esta ensalada cremosa, y también cremas agrias en comercios latinoamericanos -en la cocina mexicana también se emplea- o en comercios con productos del Este de Europa. Ah, y si quieres hacer crema agria en casa también es posible, es casi tan fácil como hacer yogur, aquí te cuento cómo.

Los pepinos son una hortaliza con un elevado contenido de agua, que tienen la mala costumbre de exudar cuando les añadimos sal, con lo que puedes acabar con sopa de pepino en lugar de ensalada en cuanto te descuides. ¿No has visto lo aguado que puede estar el aliño de una ensalada de col tipo estadounidense? Es por esa misma razón. Para remediarlo, conviene salar previamente el pepino ya cortado y dejarlo escurrir en un colador, para eliminar parte de esa agua que no queremos que aparezca en nuestro aliño (este proceso se conoce como ósmosis). Dicen los alemanes que para que esta ensalada quede fetén hay que cortar el pepino bien fino, casi transparente; con tiento y un cuchillo bien afilado se puede coronar con éxito la tarea, aunque si tienes una mandolina lo tendrás más fácil.

Dificultad

La de cortar el pepino bien finito.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 pepinos medianos
  • 120 ml de crema agria
  • 1 cda de vinagre blanco
  • 1 cdta de azúcar
  • 1 cda de eneldo fresco
  • ½ cdta de sal
  • Pimienta negra recién molida

Preparación

  1. Lavar los pepinos y dejar la piel. Cortar en rodajas muy finas, lo más finas que se pueda, con cuchillo o mandolina.

  2. Ir colocándolas en capas en un colador o escurreverduras, salando ligeramente cada capa de rodajas de pepino, hasta terminar. Dejar reposar una hora para que exuden agua.

  3. Preparar el aliño mezclando la crema con el vinagre, el azúcar, la sal y el eneldo fresco picado.

  4. Pasar el pepino macerado a una ensaladera y agregar el aliño; mezclar. Tapar y dejar reposar en la nevera por lo menos cuatro horas para que los sabores se fundan. Rematar con pimienta molida al momento.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista