De la higuera al plato, placeres de verano
De la higuera al plato, placeres de verano.

Llega la temporada de los higos: una ensalada para aprovecharla

  • Comentar
  • Imprimir

Celebramos una nueva temporada de higos con una ensalada que se prepara más rápido de lo que se come, con un desparrame de queso cremoso, vinagreta cítrica y un toque de crujiente gracias al fruto seco.

Pocos placeres hay en el mundo que se puedan comparar a coger higos directamente de una higuera y zampárselos allí mismo al sol (después de lavarlos, lleva una botella con agua para esto: no es tan poético pero sí más higiénico). Después de esta escena bucólica hay otra opciones que tampoco están nada mal, como comerte los higos aunque los hayas comprado en una tienda.

¿Hay que pelarlos antes, o no es necesario? Yo personalmente abro el primero y decido: si tienen la piel gruesa y/o dura -depende no solo de la variedad, sino de las temperaturas o la cantidad de lluvia que haya caído ese año, sobre todo en los higos silvestres- se la quito. Si no, quito la parte superior del rabito y los como o sirvo enteros. ¿No te gusta de ninguna de las maneras? Pélalos, tampoco hay problema.

Podemos prepararlos de muchísimas maneras: en aperitivos, pizzas y postres, acompañados de yogur, a la plancha con carnes blancas o con aves y; seguramente la versión más fácil y apañada después de hacerlo a mordiscos, en ensalada. Hoy les ponemos encima un queso italiano cuyo desparrame siempre asegura alegría -la burrata- y una sencilla vinagreta con un toque cítrico para rematar.

¿Cuánto limón es “un toque”? Básicamente la cantidad que te guste: puede ser desde un poco de ralladura para aromatizar sin aportar acidez hasta bastante ralladura y un buen chorro de zumo. Empieza poniendo poco, prueba y aumenta la cantidad si lo crees necesario. Si te pasas, tampoco es un drama: pon más del resto de ingredientes y guarda lo que sobre en la nevera para otra ensalada (por eso es importante preparar la vinagreta aparte y no directamente en la ensalada.

Dificultad

Si hay que pelar los higos, lo que tardes en hacerlo.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 20-24 higos
  • 1 burrata grande o 2 pequeñas (unos 250 g)
  • Un puñadito de almendras tostadas y peladas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Ralladura y/o zumo de limón al gusto
  • Una pizca de hojas de tomillo seco o una cucharadita fresco
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Lavar bien los higos, quitarles las puntas y, si es necesario, pelarlos. Abrirlos por la mitad a lo largo y disponer en una fuente.
  2. Preparar un aliño con zumo y/o ralladura de limón -yo usé la ralladura de un limón y dos cucharadas de zumo-, aceite de oliva virgen extra, hojas de tomillo, sal y pimienta. Mezclar o emulsionar.
  3. Verter la mitad del aliño sobre los higos. Romper la burrata encima y repartir el resto del aliño, rematar con las almendras un poco troceadas y más pimienta. Servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista