Mejillones, vermut y naranja para comer con cuchara
Mejillones, vermut y naranja para comer con cuchara.

Dando la lata: 11 conservas de fantasía para Navidad

  • Comentar
  • Imprimir

Caballa con curry y almendras, pimientos rellenos de chuletón, foie y salsa de uvas, paté de castañas con berberechos o mejillones con vermut: estas conservas no dejarán a nadie indiferente.

Que en El Comidista somos una panda de lataliebers es un clamor: le hemos rendido homenaje a las conservas de melva, las de verduras, hemos propuesto 40 buenas recetas en las que integrarlas, buscado el mejor atún de lata y aprendido a distinguir una anchoa buena de una regulinchi, entre muchas otras cosas. Hoy nos lanzamos al mundo de la purpurina, el brilli brilli y la ilusión con algunas conservas que se salen de lo habitual. Estas latas pueden ser una fantasía por dos motivos: porque lo que llevan dentro no se encuentra habitualmente en este formato o porque la combinación de ingredientes que incluyen puede parecer sorprendente y hasta arriesgada (pero está buenísima).

Cuando además de en la web del proveedor también se encuentren en tiendas especializadas, lo indicaremos; por si quieres hacerte con un surtido de marcas y productos diferentes en la misma compra. Aunque todas están listas para comerlas tal cual o simplemente calentándolas, también te damos ideas por si quieres integrarlas en platos en lugar de sacarlas en un aperitivo navideño de esos que no dan ningún trabajo -gracias, abrefácil- y aportan mucho lucimiento.

Paté de berberechos con castañas de O’Submariño

Por muy familiarizados que estés con el concepto “mar y montaña”, es posible que esta combinación no la vieras venir. Lo mismo le pasó a Estrella Justo, de la tienda Ego Galego, que de conservas sabe un rato, pero la combinación del fruto del mar con otro del bosque la convenció al primer bocado. “Se mantiene el intenso sabor de berberecho, y con la castaña conseguimos aportar cremosidad y un toque dulce: si eres un amante del berberecho, no puedes perderte esta combinación”, asegura Justo. Además de los ingredientes que le dan nombre solo lleva un par extra: aromáticas salvajes y algo llamado “salsa fina”. Puedes de tomarlo con pan tostado o en mariñeiras, pero también se puede usar para dar cuerpo y sabor a guisos marineros. Precio: 6,50 euros en su web (en tiendas especializadas, consultar) .

Crestas de gallo confitadas de Cascajares

Vanessa Duran es mi amiga, y la persona que tuvo la genial idea de hidratar cuscús con gazpacho para hacer tremendas ensaladas veraniegas, así que su criterio es más que válido en lo relativo a las cosas de comer. Su recomendación son las crestas de gallo confitadas de Cascajares, un producto que su abuela preparaba con arroz pero en este formato se pueden simplemente calentar, escurrir -se confitar en grasa de pato- y tomar tal cual, acompañadas de regañás o en un mollete. “También puedes añadirlas en platos, por ejemplo una ensalada tibia de lentejas caviar, algún encurtido para que contraste y una buena vinagreta”, apunta Duran con buen ojo (sobre unos huevos fritos con patatas también son una delicia gelatinosa). Ni se te ocurra tirar la grasa en la que vienen: úsala para saltear unas patatitas cocidas . Precio: 10,15 euros la lata de 500 gramos.

Caballa con curry y almendras de La Belle Iloise

Tener buenas conservas de pescado en la despensa me da muchísima paz porque sé que me pueden solucionar cualquier papeleta: desde preparar un plato único con un par de ingredientes más que tenga a mano hasta apuntarse a un aperitivo de puturrú. Las de La Belle Iloise me encantan, no solo por la calidad de su materia prima sino también por sus combinaciones de sabores. Las que se toman calientes y llevan mantequilla de Baratte y limón me pierden, pero esta vez me quedo con los filetes de caballa con curry y almendras, que se pueden tomar tal cual en frío (a no ser que quieras usarlas para hacerte unos fideos o un cuscús, que también se puede). Tienen trocitos de cebolla, mostaza y un montón de aromáticas que la convierten en una auténtica fiesta: las cremas y sopas de la marca también están muy ricas. Precio: en su web, 15,60 euros las cinco latas de 112,5 gramos, más gastos de envío (también en tiendas especializadas a partir de cuatro euros la lata).

Pimientos rellenos de chuletón y foie en salsa de uvas de Rosara

Entra en acción Paola Fornasaro, al frente de la tienda especializada en conservas gourmet Entre Latas, y apunta que “Rosara es una conservara situada en el corazón de Navarra: su cocina se basa en productos de calidad, elaboraciones a fuego lento y la ausencia de conservantes y saborizantes”. Recomienda probar los pimientos de Piquillo asados con leña de Haya y rellenados con auténtica carne de chuletón de ternera, suave bechamel y bloc de foie de pato y, para remetar, una salsa de uvas con un ligero toque de vino de Oporto. “Los preparan con un proceso muy laborioso y realmente casero”, apunta Fornasaro. Por eso solo necesitan que tú les des un golpe de calor, cojas pan y ya están listos para el aperitivo. Precio: 8,77 euros los 250 gramos en la web de Rosara (también a la venta en tiendas especializadas).

Lomo de atún en manteca de cerdo ibérico de HERPAC

“Si unes atún de almadraba y cerdo ibérico en la misma frase, solo puede salir magia, fantasía y diversión, como una película de Harry Potter”, dice mi compañero comidista Carlos Doncel para presentar elegantemente la primera de sus sugerencias. “En una zona en la que el lomo de cerdo en manteca es uno de los platos clásicos, a la conservera barbateña HERPAC se le ocurrió variar un poco la receta y utilizar la carne del atún. El resultado os lo podéis imaginar: la deliciosa grasa del cochino acompaña al ya de por sí sabroso lomo de atún: una combinación imbatible, que diría Pedro”. Lo mejor del ganado y del mar junto, listo para que lo untes en un mollete tostado y a gozar. Precio: 7,70 euros el tarro de 250 gramos en su web, también en tiendas online.

Mollejas de pato en confit Malvasía

Aunque las partes del pato que solemos encontrar con más facilidad en conserva son el foie y las patas confitadas en su propia grasa, ahondando un poco más se pueden encontrar subproductos diferentes y muy interesantes. Por ejemplo, estas mollejas de Malvasía, expertos en delicatessen preparadas con esta ave, que se pueden tomar tanto salteadas con cebolla, ajo, un chorrito de vino o Jerez y patatitas cocidas doradas en su propia grasa como en arroces, ensaladas o guisos de legumbres. También puedes simplemente calentar la lata al baño maría, ir sacando las mollejas una a una, ponerles pimienta recién molida en cantidad abundante y zampártelas con un buen pan. Precio: 9,50 euros los 320 gramos, 39,70 euros 1,4 kilos.

Filetes de trucha con erva peixeira de Mar Portuguez

Nos vamos de viaje a otro paraíso de las conservas pesqueras, Portugal. El billete nos lo trae David Remartínez, gran aficionado al laterío -nos recomienda su tienda favorita, Latas tienda- que empieza asegurando que, además de estar riquísimas, las conservas portuguesas las compra por lo bonitas que son (que siempre es un extra). En esta de trucha con erva peixeira -Mentha cervina o poleo de Hart- el pescado y el aliño combinan perfectamente, es sabrosa, delicada y se termina demasiado deprisa cada vez que en su casa se abre una. Precio: 4,80 euros los 120 gramos en la web de Mar Portuguez, también en tiendas especializadas.

Mejillones en escabeche de vermut Picofino

Paola Fornasaro recomienda en esta ocasión la última novedad de Picofino, un proyecto nacido en un pequeño pueblo de la costa cantábrica. “Para elaborar esta conserva se escogen mejillones de calibre grande hechos en fresco, que van de la batea de las rías gallegas a la lata en 24 horas”. Limpiados a mano, fritos en aceite de oliva virgen, macerados con una receta casera de escabeche con reducción de vermut Picofino y colocados manualmente uno a uno en la lata. “Al final, como un buen vermut, acompañados por una rodaja de naranja que les da un toque cítrico muy rico: para disfrutar de todos estos sabores, lo mejor, es comerlos con cuchara; vermut y mejillón en un solo bocado”. Lástima que sean una edición limitada. Precio: 7,90 euros los 120 gramos en la web de Picofino (también en tiendas de conservas).

Hígado de rape con ponzu de yuzu, de La Cala

“Parece un haiku vanguardista que mezcla idiomas, pero no, es una conserva de La Cala que reproduce un plato que se sirvió en El Bulli”, aclara Carlos Doncel. De cuando la probó, hace ya un tiempo, recuerda que los trozos de hígado tenían una textura muy suave y que mezclaba el peculiar sabor de esta víscera con el dulce y un toque cítrico nada exagerado de la salsa. “Sin ninguna duda, es la lata más extraña y fantasiosa que me he comido”, asegura. Precio: a partir de 13,50 (en varias tiendas online).

 

 

Rillettes de lechazo churro selectos de Castilla

Las rillettes son una especie de paté típico de Tours y Le Mans, en el que se cocina una carne -normalmente cerdo, pato, conejo o pollo- en su propia grasa y condimentos como vino, pimienta y especias hasta que se deshebra y se vuelve tierna y untuosa (un poco como la prima francesa de la zurrapa de lomo andaluza). En Selectos de Castilla han seguido el mismo proceso, pero usando un producto local: el lechazo churro. El resultado es sabroso y a la vez delicado, y es importante tomarlo a temperatura ambiente -ambiente agradable, si tu cocina es Siberia acerca la lata un rato a un radiador- para poder disfrutarlo en todo su esplendor. Untado en tostadas de pan de hogaza y acompañado con encurtidos está buenísimo. Precio: 11,85 euros los 200 gramos (también a la venta en otras tiendas online).

Erizos de mar con alga wakame al natural de Porto Muiños

La segunda recomendación de Estrella Justo tiene más sabor a mar que uno de esos revolcones que te llevabas de chinorri en la playa, cuando una ola te cogía de sorpresa. “Las huevas se extraen del erizo manualmente, y después las enlatan al natural junto con las algas: no necesitan añadir nada más. La conserva lleva exactamente un 65% de alga, un 20% de huevas, agua y sal, y se puede tomar tanto fría -con media lata conviertes una ensalada de pepino en un manjar- o en tostadas como caliente, en sopas, salsas o para rematar una crema de verduras o un ramen. Precio: 10,84 euros la lata de 85 gramos en su tienda online (también a la venta en otras).

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista