Receta de txangurro a la donostiarra en versión económica para Navidad

El de verdad se hace con centollo, pero nosotros nos inventamos uno falso con langostinos y mejillones que sale más barato. Está buenísimo, es perfecto para Navidad, y si tu familia lleva un par de vinos encima ni se va a enterar.

  • Comentar
  • Imprimir

El txangurro a la donostiarra es un clasicazo de la cocina vasca, que aparece con bastante frecuencia en las mesas navideñas. Su ingrediente principal es el centollo -o mejor aún, la centolla-, que no es precisamente el marisco más asequible, y menos en estas fechas. Así que este año, azuzados por la inflación y la subida de los precios de los alimentos, hemos decidido inventarnos una versión de bajo coste.

Para conseguir un sabor a mar y una textura similar, juntamos langostinos -que pueden ser perfectamente descongelados- y mejillones. Y en lo demás, respetamos a pies juntillas la receta tradicional, con su sofrito de verduras, tomate y brandy, y su gratinado con pan rallado y mantequilla. ¿Sabe igual que el txangurro de verdad? No, pero se parece. ¿Está buenísimo? Sí, y si se lo sirves a la familia cuando lleve un par de copas en el cuerpo, ni se enterarán. La preparación, como siempre, en el vídeo de arriba.

TXANGURRO A LA DONOSTIARRA EN VERSIÓN ‘LOW COST’

Ingredientes

Para 4-6 personas, de aperitivo

  • 16 langostinos crudos (pueden ser congelados)
  • 16 mejillones grandes
  • 3 cucharadas rasas de mantequilla
  • 1 cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • ½ puerro pequeño
  • 2 guindillas pequeñas
  • 3 cucharadas de tomate triturado
  • 3 cucharadas de tomate frito
  • 150 ml de brandy
  • 1 cucharada de pan rallado, a poder ser casero
  • Cebollino fresco picado
  • Sal

Preparación

  1. Poner una sartén grande a calentar a fuego medio alto.
  2. Untar los langostinos con un poco de aceite y pasarlos por la sartén bien caliente medio minuto por cada lado. Dejarlos en un plato.
  3. Poner los mejillones en la sartén con un chorrito de agua y tapar. Cuando estén abiertos, pasarlos a un bol junto con todo el líquido que hayan soltado.
  4. Poner un poco de mantequilla en la misma sartén con las guindillas. Añadir el ajo, la cebolla y el puerro picados fino. Salar y rehogar a fuego suave hasta que estén blandos, unos 20-30 minutos, removiendo de vez en cuando.
  5. Mientras, retirar las conchas de los mejillones y pelar los langostinos sin tirar las cabezas. Si están un poco crudos, no pasa nada porque se terminarán de hacer luego.
  6. Picar fino los mejillones y las colas.
  7. Retirar la guindilla de la sartén, mojar con el brandy y dejar que reduzca.
  8. Añadir el tomate triturado y el tomate frito. Salpimentar y dejar que se cocine entre cinco y 10 minutos.
  9. Añadir al sofrito el líquido de los mejillones y el jugo de algunas de las cabezas de los langostinos. Dejar que reduzca un poco.
  10. Terminar incorporando las colas de los langostinos y los mejillones picados. Apagar el fuego, remover y dejar que repose tapado un par de minutos. Corregir de sal.
  11. Poner la mezcla en una fuente pequeña de horno, en unos ramequines o en el caparazón de unos centollos. Espolvorear con pan rallado y cebollino.
  12. Repartir unas láminas de mantequilla por encima y gratinar en el horno con el grill unos cinco minutos.
  13. Servir con más cebollino por encima.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista