Hay alubias, pero no se notan
Hay alubias, pero no se notan.

Crema de calabaza y alubias

  • Comentar
  • Imprimir

Una buena manera de integrar legumbres en la dieta de los más reticentes. Al triturarlas no solo darán textura a esta crema, sino que además se volverán más fáciles de digerir.

Aún a riesgo de que todos los adoradores de la señora calabaza me hagan vudú, no soy nada fan de su textura y su sabor tampoco me parece para tirar cohetes, pero si la combinas bien, como en esta suave crema de calabaza con alubias blancas, aporta un fondo dulzón y una consistencia suave muy agradables, además de un color la mar de bonito. Preparar cremas de legumbres acompañadas de otros ingredientes que disfracen, quizá, su sabor es un método superpráctico de hacérselas pasar a todos aquellos que no son grandes amantes de este ingrediente vitaminante y supermineralizante, además de hacerlas más fáciles de digerir ya que habremos triturado su hollejo.

Una crema de legumbres y verduras calentita te apetecerá cualquier noche tonta, mucho más si la puedes hacer en cierta cantidad y congelar una parte. Una elaboración comodín de esas de las que te hemos hablado cientos de veces, que puedes alegrar con gran facilidad con unos sencillos picatostes de pan duro, tostado en el grill o la sartén en un pispás, o, si quieres añadir un poco de exotismo a la insipidez de la vida, incluso con un dukkah, esa mezcla de especias egipcias de la que te hablamos aquí. Si echas en falta algo de grasa, dora unos daditos de panceta en la sartén, sin grasa adicional, y añádelos al momento de servir.

Dificultad

Ninguna.

Ingredientes

Para 6 personas

  • 300 g de calabaza cacahuete
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 1 diente de ajo
  • 500 g de alubias blancas cocidas (peso escurrido)
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • Sal
  • Pipas de calabaza al gusto o 50 g de panceta salada

Preparación

  1. Colocar la calabaza en trozos grandes en una fuente de horno, incorporar la cebolla envuelta en papel de aluminio y asar ambas hortalizas en el horno a 200 °C por lo menos 45 minutos o hasta que ambas hortalizas estén bien blandas y algo tostadas. Si se prefiere prescindir del horno, sofreír la cebolla cortada en algo de aceite de oliva hasta que esté blanda y transparente, y cocer la calabaza tapada en el microondas.

  2. Cuando la calabaza y la cebolla se puedan tocar, pelarlas.

  3. Pelar las zanahorias y cocerlas en un cazo al fuego con agua o en el microondas hasta que estén tiernas.

  4. Pelar el diente de ajo y sofreírlo muy brevemente en un poco de aceite de oliva hasta que pierda el sabor a crudo.

  5. Pasar la calabaza, la cebolla, las zanahorias con su líquido de cocción, el ajo con su aceite y las alubias blancas cocidas al vaso de una batidora o robot, y triturar hasta obtener una crema fina. Si quedara muy espesa, añadir agua hasta que esté al gusto. Salar.

  6. Si se quiere acompañar la crema con la panceta, cortarla en dados y pasarlos por una sartén a fuego alto hasta que se doren.

  7. Servir la crema caliente y acompañar con las pipas de calabaza o la panceta (o ambas cosas).

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista