Cerveza de mantequilla de Harry Potter
. "¿Qué tal si vamos a tomar una cerveza de mantequilla a Las Tres Escobas? Hace un poco de frío, ¿no?" J.K. Rowling, ‘Harry Potter y el Cáliz de Fuego’.

Cerveza de mantequilla de Harry Potter

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Siempre has deseado probar la bebida que trasiegan Harry Potter y sus amigos, no lo niegues. Ahora tienes la oportunidad y además con sello de autenticidad adulta.

Aunque la saga de Harry Potter no se suela incluir en las listas de películas culinarias, todos los que la hayan visto saben de sobra que el grandioso comedor de Hogwarts, repleto de bandejas con pollos asados y pasteles guarrindongos, pone los dientes muy largos. Las novelas de J. K. Rowling son aún más gráficas, con páginas enteras dedicadas a describir golosinas como ranas de chocolate, tartas de melaza, pastelitos de caldero o empanadas de calabaza. Chucherías aptas para aspirantes a mago y menos exóticas que la verdadera estrella de la gastronomía mágica: la cerveza de mantequilla.

Ya sea por su fantasioso nombre o por su inexistencia en el mundo muggle, la cerveza de mantequilla ha despertado la imaginación de lectores infantiles, juveniles y talluditos por igual, que llevan años inventando recetas que se adaptaran a sus sabores soñados. El Santo Grial potteriano tardó tres años en gestarse en las cocinas del Wizarding World Park, el parque temático estadounidense dedicado al mundo de Hogwarts. El resultado, de receta secreta y marca registrada, parece que es un éxito total entre los visitantes, pero no sabemos si se parece a la bebida que Harry, Ron y Hermione bebían en Las Tres Escobas de Hogsmeade.

A pesar de estos ímprobos esfuerzos dedicados a pergeñar una receta nueva, lo que la mayoría de la gente no sabe (tampoco los jefes de marketing de Universal) es que la cerveza de mantequilla ya estaba inventada. Rowling se basó en una receta antigua muy popular en la Inglaterra de los Tudor y que ya aparece escrita en 1596 como buttered beere. En aquella época era muy habitual consumir cerveza caliente y mezclada con otros ingredientes, y su versión “de mantequilla” es una especie de ponche especiado que se bebía incluso para desayunar. Heston Blumenthal, chef conocido por experimentar con recetas históricas y triunfar en el intento, incluyó la receta en un capítulo de su programa Heston´s Feasts dedicado a la cocina de los Tudor.

Tenemos pues aquí la auténtica fórmula de la cerveza de mantequilla, y no me vengáis con que si tiene alcohol y bla blá, porque en los libros de Potter queda bien claro que uno se podía achispar perfectamente bebiendo este mejunje. Para los que necesiten una edición especial dedicada al mundo infantil o no sean amantes de la cerveza, incluyo al final unas recomendaciones para hacer la interpretación light y acaramelada. Pero no me digáis que no mola tener una versión para paladares adultos. Al fin y al cabo, seguro que es lo que Harry Potter quería probar cuando hacía una escapada bajo la capa invisible.

Podéis hacerla con cerveza con y sin alcohol, pero eso sí, de la mejor calidad que podáis encontrar y adaptada a vuestro gusto personal. Lo de la espuma tiene truco porque al calentar la cerveza pierde gas y es casi imposible de reconstruir después: lo mejor es guardar al principio algo de cerveza y espumarla después con un batidor de leche para el café, echándola por encima. A malas y si os hace especial ilusión, se pueden reaprovechar las claras para batir un merengue o utilizar nata semimontada. Si lo de echar mantequilla a lo loco os da reparo, podéis sustituirla por nata pero recordad que la cerveza de mantequilla hay que tomarla caliente.

Dificultad

No se requiere varita mágica.

Ingredientes

Para 3-4 personas

  • 1000 ml de cerveza negra o tostada
  • 100 g de azúcar (mejor moreno que da un toque acaramelado)
  • 4 yemas de huevo
  • 30 g de mantequilla sin sal o 50 ml de nata para montar
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada rallada o en polvo
  • 5 clavos de olor molidos

Preparación

  1. Reservar 100 ml de cerveza para conseguir un poco de espuma.

  2. Verter el resto de cerveza con las especias en un cazo y calentar a fuego medio.

  3. Batir aparte las yemas de huevo con el azúcar hasta conseguir una crema espesa, esponjosa y de color claro.

  4. Cuando la cerveza esté caliente, apartar del fuego y añadir los huevos batidos con azúcar.

  5. Volver a calentar todo, removiendo con unas varillas durante un par de minutos a fuego lento, con cuidado de que no se cocinen los huevos.

  6. Agregar la mantequilla y remover hasta que se derrita (o la nata en su defecto) y si se quiere, colar el líquido resultante para eliminar los restos de especias.

  7. Espumar la cerveza reservada al principio con un batidor de leche.

  8. Servir la cerveza en jarras o vasos, coronar con la espuma y consumir inmediatamente.

Versión light sin cerveza: la mayoría de recetas que pululan por ahí usan “cream soda”, una especie de refresco avainillado con burbujas, pero como aquí en España es difícil de encontrar lo mejor sería mezclar batido de vainilla con leche, yema de huevo, canela u otros especias y un chorrito de caramelo, sirviendo la bebida con nata semimontada por encima.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista