Sopa fría de melón, calabacín y ciruela
Frescura y sabor.

Sopa fría de melón, calabacín y ciruela

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Dos frutas, una hortaliza: no se trata de un combate cuerpo a cuerpo, sino de una nueva combinación con la que conseguir una sopa ligera y fresca que te dará vidilla este verano. Y el que viene, también.

Nos encanta muy mucho el gazpacho, lo reconocemos, y también adoramos sus vertientes menos canónicas con sandía, remolacha, melocotón o mango. En realidad cualquier líquido frío y sabroso es bienvenido en verano, cuando el calor aprieta y la hasta la masticación se complica.

Hoy hacemos una sopa verde a la que no nos atrevemos a llamar gazpacho, pero que igualmente está buenísima. Su éxito radica en una combinación de factores que incluyen el dulzor del melón, el verdor del calabacín, el aroma de la albahaca y el toque ácido de la ciruela.

No conocemos a nadie en este planeta -fuera del gremio de los profesionales- que sepa decirnos si un melón está para comer dándole unos azotes cual bebé recién nacido, pero confiamos plenamente en nuestro frutero/frutera para que nos guíe en esta difícil tarea. Si no tenéis frutero de toda la vida, empezad a haceros amigo de uno: es una figura importante en la vida de cualquier persona (lo mismo para carnicero/a y pescadero/a).

El calabacín debe ser tierno, no muy grande ni madurado. De ser así le quitaremos las pepitas del interior. Lo salteamos para aportar algo de sabor tostado y para facilitar su digestión: nos encanta el calabacín crudo pero reconocemos que luego es un poco flatulento. Que nadie nos acuse de pretender hacer recetas detox, jamás fue nuestra intención; solo es comida real, muy fácil de preparar y perfecta para el clima veraniego.

Dificultad

Es más fácil que contar un chiste en inglés.

Ingredientes

Para 4 personas

  • ½ melón (unos 700 g)
  • 1 calabacín
  • 8 hojas de albahaca
  • Pimienta negra
  • 6 ciruelas amarillas
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Semillas de chía (opcional)

Preparación

  1. Cortar el calabacín en dados y saltearlo con un poco de aceite de oliva a fuego vivo durante un par de minutos hasta que se dore un poco. Salpimentar al gusto. Dejar enfriar.

  2. Pelar, despepitar y cortar el melón en trozos grandes. Pelar las ciruelas y deshuesarlas.

  3. Mezclar el calabacín con el melón, las ciruelas y la albahaca. Triturar hasta que quede bien licuado todo, ajustar de sal y pimienta y enfriar en la nevera antes de consumir. Servir bien frío y, si se quiere, acompañado de semillas de chía.

Si haces estas recetas, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista