Cigalas con gremolata de pistacho y albahaca
Como pipas.

Cigalas con gremolata de pistacho y albahaca

  • Comentar
  • Imprimir

Marisco, una plancha y una buena salsa a base de limón y aceite: si esta combinación ya te suena bien, añádele el toque aromático de la albahaca y unos pistachos. Ahí lo tienes, el verano hecho aperitivo.

La gremolata es una salsa italiana que se usa en infinidad de preparaciones de carne como el osobuco, la saltimboca o algunas ensaladas. Solamente con un buen tomate, mozzarela y aceitunas negras ya está de muerte, acompañando unos cogollos con anchoas tampoco se queda atrás, y rematando platos de arroz o pasta también es un éxito.

Consiste básicamente en perejil -que para la receta de hoy cambiaremos por albahaca-y ajo picados, ralladura de piel de limón, sal y pimienta: el resultado es una miniensalada llena de sabor, que también funciona muy bien con marisco, ya que no es muy diferente a la mezcla de ajo, aceite y perejil con el que solemos servirlos cuando se hacen a la plancha o a la brasa.

Añadiéndole algún fruto seco la gremolata se hermana con las picadas que se añaden a muchos guisos y arroces justo antes de servirlos para darles un punto de frescura y, de paso, engordar un poco la salsas (cuando las hay). En la receta de hoy la usamos para aliñar unas cigalas, ese marisco tan sabroso como complicado de sacar del exoesqueleto: que levante la mano quien haya conseguido sacar una ración entera sin llevarse un buen corte o un arañazo de regalo.

Para que la salsa se mezcle con la carne, no tengamos que hacer las cigalas demasiado y además podamos controlar su punto de cocción perfectamente, lo más fácil es hacerse con un cuchillo bien afilado y darles un corte seco a lo largo justo en el medio. Sin llegar a separar las dos mitades del todo, quedarán abiertas y podrás aliñarlas a la perfección. No te olvides de chuperretear hasta el último resquicio de su coral.

Dificultad

La de abrir las cigalas.

Ingredientes

Para 4 personas (como aperitivo)

  • 16 cigalas medianas
  • 60 g de pistachos pelados
  • ½ diente de ajo
  • 2 cucharadas de albahaca picada
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 limón
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Preparar la gremolata procesando en un mortero o robot de cocina los pistachos -reservar una docena para decorar-, el ajo, la albahaca y la ralladura y dos cucharadas del zumo de limón.
  2. Poner las cigalas planas sobre una tabla de cortar y darles un corte seco a lo largo justo en el medio con cuchillo bien afilado, abiréndolas pero sin llegar a separarlas del todo.
  3. Hacerlas a la plancha o la sartén sin aceite solo por la parte de abajo, dos o tres minutos a fuego alegre.
  4. Ponerlas en una fuente o platos, poner la gremolata en el corte, sobre la carne, salpimentar y servir con los pistachos reservados picados gruesos con el lado de un cuchillo (o con la palma de la mano contra una tabla). Comer -con las manos- inmediatamente.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista