Cocina para lerdos: cómo hacer el arroz blanco perfecto

Arroz, agua y sal. Fácil, ¿verdad? Sí, pero no tanto si quieres que quede suelto y al punto, o ponerle sabores exóticos que te saquen del aburrimiento. Ésta es nuestra guía rápida sobre un básico eterno.

  • Comentar
  • Imprimir
Brochetas de pollo no incluidas /

No, queridos lerdos y lerdas de las cazuelas. No nos habíamos olvidado de vosotros, porque si El Comidista tiene una razón de ser es lograr que aprendáis a cocinar. A cocinar algo. Así que allá vamos con una nueva entrega de nuestra sección especial para tolais culinarios, hoy dedicada al arroz blanco.

Ya sabemos que para llevar a buen puerto este básico inmortal no necesitas poco más que agua y sal. Pero que te quede en su punto, suelto pero entero, ya es harina de arroz de otro costal. En el vídeo que tienes arriba te damos todas las pautas para cocinar un arroz blanco de primera. Y por si fuera poco, te enseñamos diferentes tuneos para darle nuevos sabores. Échale un ojo, que tu arroz con huevo frito y tomate nunca volverá a ser el mismo.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista