Galletas sin azúcar que están buenas de verdad
Sobre todo llevan cacahuete, chocolate, plàtano y avena.

Galletas sin azúcar que están buenas de verdad

  • Comentar
  • Imprimir

Tras unas cuantas pruebas, damos con una receta de galletas sin azúcar ni harina refinada que no saben a penitencia. Son mucho más saludables que las del súper, pero -malas noticias- tampoco se deben comer cada día.

Os voy a hacer una confesión: la repostería siempre ha sido mi asignatura pendiente. Nunca se me ha dado bien; supongo que es porque soy más de salado que de dulce y, si tengo que probar una receta nueva, siempre me inclino por este tipo de preparaciones. Pero de vez en cuando no me viene mal practicar un poco más el bello arte repostero, sobre todo la versión que hace menos daño a nuestras caderas y arterias.

Tras varios intentos fallidos de recetas de galletas con apellido “saludable” he dado por fin con una fórmula que no solo está comestible, sino realmente buena. Lo de saludable es discutible y os diré por qué: los ingredientes utilizados y la composición nutricional de esta receta le dan mil vueltas a la mayoría de las galletas que tenemos en el supermercado es una realidad, pero llamarlas “sanas” nos puede dar la falsa idea de que podemos comer todas las que queramos. Y no: siempre será mejor que te comas una pieza de fruta cuando te pique el gusanillo porque de galletas andamos sobrados y de frutas más bien faltos.

Hecha la aclaración, he de decir que esto de ponerse con las manos en la masa ha sido la mar de entretenido por todo lo que he aprendido. He buscado infinitas recetas en la red, de esas que juran que son absolutamente deliciosas, las mejores, las más sanas, las más fáciles. Como resultado he encontrado resultados insulsos, gomosos, secos y sin ninguna gracia. Puede ser que yo no haya sabido buscar LA receta, que tenga las expectativas demasiado altas o que sea imposible conseguir el mismo resultado que una galleta tradicional sin utilizar mantequilla, azúcar ni harina de trigo refinada. Tras leerme el apartado sobre galletas que tiene Harold McGee en su libro La cocina y los alimentos (Debate, 2015), una maravilla absolutamente recomendable sobre cocina y ciencia, yo creo que es más bien lo último.

Aún así creo que he dado con una receta la mar de satisfactoria. Las galletas están buenas, tienen un dulzor suave y sabor agradable a cacahuete, que queda de muerte cuando pillas un trocito de chocolate. La textura es suave, perfecta para contrastar con los trocitos de fruto seco, que aportan crujiente cuando masticas. Si quieres que queden un poco más secas, déjalas un tiempo más en el horno bajando un poco la temperatura para que no se quemen.

Cuando mejor están es recién hechas -no seas ansias y déjalas enfriar- ya que con el tiempo cogen humedad y se ablandan un poco: guárdalas en un recipiente hermético durante tres o cuatro días como mucho para minimizar el efecto. Si te duran unos días más tampoco las tires: siempre puedes mojarlas en leche o bebida vegetal fresquita para que pasen mejor. Si no tienes pensado compartirlas con nadie y no quieres pasarte, puedes congelar la mitad ya en porciones y hacerlas en dos veces. Y hasta aquí las aventuras y desventuras de una zote de la repostería (saludable).

Dificultad

Si yo he sido capaz de hacerlas, tú también puedes.

Ingredientes

  • 1 plátano maduro
  • 140 g de mantequilla de cacahuete
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • 1 cucharada sopera de aceite de coco (o mantequilla)
  • 5 dátiles medjool
  • 1 huevo
  • 120 g de harina de avena
  • 100 g de copos de avena
  • Una cucharada de postre rasa de levadura química (tipo Royal)
  • Una pizca de sal
  • 3 onzas de chocolate 70% (unos 60 g)
  • 2-3 cucharadas soperas de cacahuetes crudos picados (opcional)
  • 1 cucharada de postre de esencia de vainilla

Preparación

  1. Quitarles el hueso a los dátiles y ponerlos en un recipiente apto para microondas. Cubrir con el agua justa y ponerlos dos o tres minutos a potencia máxima. Sacarlos del microondas -con cuidado de no quemarse- y triturarlos con una batidora de brazo. Como el volumen es mínimo, buscar un recipiente alto y estrecho -pero en el que quepa el brazo de la batidora-, para que sea más fácil triturarlo hasta hacer una pasta.
  2. Pelar y aplastar el plátano con la ayuda de un tenedor en un bol grande. Añadir la mantequilla de cacahuete, el aceite de oliva y el de coco -o mantequilla-, los dátiles triturados, el huevo y la esencia de vainilla. Mezclar todo con la ayuda de una espátula. Reservar.
  3. En otro bol mezclar la harina de avena, la levadura química y la sal. Añadirlos a la mezcla de plátano y mantequilla de cacahuete y mezclar bien con la espátula.
  4. Picar el chocolate con la ayuda de un cuchillo. Incorporarlo a la mezcla anterior y añadir también los copos de avena. Mezclar bien hasta que queda una masa densa y firme.
  5. Cortar un trozo grande de film transparente y ponerlo sobre una superficie limpia. Verter toda la masa de las galletas y hacer un rulo alargado, utilizando el film para darle forma. Hay que obtener un rulo del diámetro de vaya a tener las galletas más o menos. Cerrar los extremos del rulo como si fuese un caramelo y dejar reposar en la nevera al menos una hora.
  6. Pasado el tiempo de reposo, calentar el horno a 200ºC. Preparar una bandeja de horno con un papel de hornear encima, sacar el rulo de masa, quitarle el film y -con un cuchillo afilado- ir cortando piezas redondas de un centímetro de grosor más o menos. Colocarlas en la bandeja, añadirles un poco de cacahuetes picados por encima y aplastarlas un poco con los dedos para que los cacahuetes se peguen a la superficie.
  7. Bajar la temperatura del horno a 170º e introducir la bandeja. Hornear unos 12-14 minutos más o menos. Pasado este tiempo, apagar el horno y dejarlas reposar dentro otros 10 minutos. Sacar y dejar que se enfríen sobre una rejilla antes de comerlas.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista