Una bomba de sabor alcachofero
Una bomba de sabor alcachofero.

'Bruschetta' de alcachofas confitadas

  • Comentar
  • Imprimir

Confitamos unas alcachofas en aceite aromatizado con ajo, menta y limón -hirviéndolas un poco previamente para facilitar el trabajo- y las servimos sobre una tostada, al estilo de los 'antipasti' italianos.

¿Otra receta comidista con alcachofas? Otra receta comidista con alcachofas, sí, porque aunque llevemos publicadas chiquicientasmil, siempre hay una manera más de disfrutar esta deliciosa planta (antes de que se acabe la temporada y tengamos que conformarnos con las congeladas y en conserva). Hoy prepararemos unos corazones confitados en aceite de oliva -con el truco de hervirlas un poco previamente para agilizar la cocción en el aceite, siempre complicada si se hace con fuego- y los tomaremos sobre una sencilla tostada, al modo de las bruschettas italianas.

Aunque esta especie de canapés suelen servirse como antipasto -que viene a ser un aperitivo-, si en lugar de una te preparas un par o tres pueden convertirse fácilmente en una cena informal, rápida y sabrosa. Aunque te recomendamos que la pruebes así al menos una vez, para disfrutar del sabor de la alcachofa con su toque de ajo, menta y limón, después puedes ponerle algo más de fantasía.

Por ejemplo unas lascas de parmesano o manchego, un par de buenas anchoas, unas alcaparras que le den un puntito ácido o un queso cremoso como la burrata o la mozzarella. Las alcachofas también son perfectas para acompañar un plato de pasta -con un buen chorro de su aceite en el que podemos triturar los dientes de ajo- o rematar una crema de verduras. Por si no ha quedado claro: alcachofas siempre. Como sea.

Dificultad

Muy baja, aunque a mucha gente pelar las alcachofas se le hace cuesta arriba.

Ingredientes

Para 4 bruschettas

  • 8 alcachofas
  • Dos tiras de piel de un limón
  • 3 dientes de ajo
  • 1 rama de menta fresca
  • 8-10 granos de pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Flor de sal

Preparación

  1. Limpiar bien las alcachofas retirando todas las hojas exteriores hasta que el color cambie de verde a blanco. Retirar la punta, pelar el tallo y cortarlas por la mitad. Con un cuchillo, quitar la vellosidad interior.

  2. Cocerlas en agua hirviendo con sal hasta que al pincharlas con un cuchillo empiecen a estar tiernas (no demasiado blandas, pero tampoco duras, más bien tersas, alrededor de 15 minutos).

  3. Escurrirlas y secarlas bien.

  4. Calentar en una cazuelita unos 4 dedos de aceite de oliva virgen extra a fuego suave junto con los ajos y la piel de limón. Cuando empiece a burbujear levemente, añadir las alcachofas, la pimienta y la menta y confitarlas durante 15 minutos. Apagar el fuego y dejarlas reposar en el aceite aromatizado toda la noche.

  5. Tostar las rebanadas de pan, untarlas con un poco de ajo crudo (opcional) y servir las alcachofas por encima junto con un poco del aceite. Salar ligeramente y servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista