Tequeños, el aperitivo venezolano que triunfa

Tequeños, el aperitivo venezolano que triunfa

  • Comentar
  • Imprimir

La cocina venezolana va ganando fama en España, y una de sus recetas con más éxito son los tequeños. Hacerlos no tiene mucho misterio y, como dirían en su país de origen, están burda de buenos.

Cuando vivimos el boom de la cocina americana y los diner triunfaban entre jóvenes y más mayores, llegaron también los palitos de queso rebozados y fritos, una gochez deliciosa que fascinó desde el primer momento. Los tequeños no son más que eso, unos palitos de queso tremendamente populares en Venezuela cuya peculiaridad es la masa de harina de trigo frita – a veces horneada– que recubre el queso duro blanco que, generalmente, no es del todo fundente.

También los hay con cobertura de masa de maíz y de masa de plátano y, con toda la fiebre tequeñera se han hecho versiones con rellenos: desde la sobrasada a la Nocilla. Pero el tequeño original, el de queso llanero recubierto de esa masa crujiente pero sedosa a base de harina de trigo, mantequilla y huevo, es muy fácil de preparar. Eso sí, tendremos que tener pericia para preparar la masa y también para recubrir con esta los palitos de queso.

Los tequeños que se sirven por aquí se mojan: siempre llegan acompañados de salsas de ají dulce, mayonesa de jalapeños y ajo o miel y mostaza, aunque se pueden comer solos perfectamente. Quizás lo más complicado es encontrar el queso llanero típico, aunque hoy en día ya hay en España empresas que lo fabrican puesto que se emplea a menudo también en las arepas. Es un queso semigraso de textura firme que normalmente se elabora con leche pasteurizada de vaca y, en ocasiones, con leche de cabra u oveja. Si queréis un sustituto fácil y rápido siempre podréis optar por una mozzarella, un provolone o algún otro queso duro y elástico.

Dificultad

La de hacer la masa.

Ingredientes

Para 35 tequeños aproximadamente

  • 250 g de harina de trigo
  • 1 huevo
  • 80 g de mantequilla
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Agua (60 ml aproximadamente)
  • 300 g de queso llanero u otro queso duro blanco
  • Aceite de oliva suave para freír

Preparación

  1. Formar un volcán con la harina y en el centro colocar la sal, el azúcar, la mantequilla en pomada y el huevo.
  2. Mezclar poco a poco incorporando la harina de los bordes e ir añadiendo agua templada hasta conseguir una masa elástica y suave. La cantidad de agua dependerá del tipo de harina que usemos, no todas absorben la misma cantidad así que hay que ir observando.
  3. Dejar reposar tapada con un paño en la nevera durante mínimo 45 minutos.
  4. Espolvorear la encimera con harina y dividir la masa en bolitas pequeñas. Extender la masa con la ayuda de un rodillo hasta que quede muy fina y cortar tiras uniformes.
  5. Con esas tiras forrar los palitos de queso y cerrar bien pegando toda la masa.
  6. Freír en aceite abundante bien caliente hasta que se doren, una vez dorados dejar secar sobre papel absorbente de cocina.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com 

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista