Viaja a Tailandia y a Japón sin pasar por el aeropuerto.
Viaja a Tailandia y a Japón sin pasar por el aeropuerto..

Dos cremas de calabaza de aires asiáticos

  • Comentar
  • Imprimir

Le damos un par de vueltas a la crema de calabaza definitiva para llevarla a Japón, gracias al sabor del miso y el sésamo, y a Tailandia, con los aromas característicos de la lima y el curry.

Hoy en El Comidista os damos calabazas, pero no de desamor porque os amamos hasta el infinito, el más allá y vuelta. Os damos calabazas asiáticas: para ser más concretos, japonesas y tailandesas. Ya en su momento, nuestro emperador y Rey Rama I, Mikel López Iturriaga, nos mostró en un vídeo muy apañado cómo elaborar la crema de calabaza perfecta. El truco para sublimar esta cucurbitácea pasa por caramelizar sus azúcares, dorándola en aceite o mantequilla a fuego alegre, cortada en dados pequeños para aumentar la superficie de exposición.

Cambiando solo el ingrediente lácteo, las especias y la guarnición, podemos darle a esta divina crema de calabaza un giro totalmente japonés o tailandés. Si tanta variedad con una sola vuelta os parece poco, además ambas cremas se elaboran siguiendo los mismos pasos. Si no tenéis calabaza a mano, probad a seguir la misma fórmula usando zanahoria o calabacín; también podéis añadir algunos invitados especiales: la chirivía aportará un interesante dulzor, las setas su característico sabor a bosque y un puñado de hojas tiernas de espinaca -justo al sacar la verdura del fuego-, un interesante toque fresco.

Si por vuestra zona todavía aprieta el calor y apetece cuchareo en versión fresca, añadid 500 ml más de caldo: conseguiréis una versión más ligera, perfecta para tomarla de la nevera. ¿Queréis convertirla en una cena ligera? Añadid un huevo cocido al punto que os guste más, unos restos de pollo troceado, unos daditos de jamón asado, tofu o queso y un par de trozos de pan tostado (o picatostes). ¿Te ha entrado hambre? Pues manos a la obra.

CREMA DE CALABAZA CON MISO

Ingredientes

Para 4 personas

  • 800 g de calabaza
  • 150 g de cebolla
  • 150 g de puerro
  • 1 rodaja pequeña y fina de jengibre
  • 1 manzana (preferiblemente pastosa, tipo reina)
  • 1 litro de caldo de pollo o de verdura de sabor neutro
  • 3 cucharadas de miso (preferiblemente blanco)
  • 2-3 cucharadas de aceite de girasol o de oliva
  • Sal
  • Semillas de sésamo tostado
  • Cebollino o cebolleta
  • Unas gotitas de aceite de sésamo

Preparación

  1. Pelar, despepitar y quitar los hilos interiores de la calabaza. Cortarla en trozos relativamente pequeños.
  2. Calentar el aceite en una olla. Añadir la calabaza y dorarla por tandas a fuego medio-fuerte hasta que sus lados estén dorados y se hayan caramelizado ligeramente. Reservar en un bol y salar un poco.
  3. Pelar y cortar la cebolla y el puerro. Pelar la rodaja de jengibre.
  4. Pelar, descorazonar y cortar en dados la manzana.
  5. Poner la cebolla, el puerro, el jengibre y la manzana en la olla. Salar un poco y rehogar durante 10 minutos a fuego medio-suave. Añadir más de aceite si es necesario.
  6. Agregar la calabaza y el caldo a la olla. Cocer durante 15-20 minutos.
  7. Coger un poco de líquido caliente de la cocción con una taza con asa. Añadir el miso dentro de la taza y remover con un tenedor hasta diluirlo.
  8. Retirar la olla del fuego y echar el miso disuelto. Triturar hasta conseguir una crema homogénea.
  9. Picar el cebollino. Emplatar. Poner el cebollino, las semillas de sésamo y unas gotitas de aceite de sésamo por encima; servir inmediatamente.

CREMA DE CALABAZA CON CURRY ROJO

Ingredientes

Para 4 personas

  • 800 g de calabaza
  • 150 g de cebolla
  • 150 g de puerro
  • 1 rodaja de jengibre pequeña y fina
  • 1 manzana (preferentemente pastosa, tipo reina)
  • 1 litro de caldo de pollo o de verdura de sabor neutro
  • 100 ml de leche de coco
  • 2 cucharaditas rasas de pasta de curry rojo
  • 2-3 cucharadas de aceite de girasol o de oliva suave
  • Sal
  • Cilantro o perejil
  • Un chorrito de zumo de lima o limón

Preparación

  1. Pelar, despepitar y quitar los hilos interiores de la calabaza. Cortarla en trozos relativamente pequeños.
  2. Calentar el aceite en una olla. Añadir la calabaza y dorarla por tandas a fuego medio-fuerte hasta que sus lados estén dorados y se hayan caramelizado ligeramente. Reservar en un bol y salar un poco.
  3. Pelar y cortar la cebolla y el puerro. Pelar la rodaja de jengibre.
  4. Pelar, descorazonar y cortar en dados la manzana.
  5. Poner la cebolla, el puerro, el jengibre y la manzana en la olla. Salar un poco y rehogar durante 10 minutos a fuego medio-suave. Añadir más de aceite si es necesario.
  6. Agregar la calabaza y el caldo a la olla. Cocer durante 15-20 minutos.
  7. Coger un poco de líquido caliente de la cocción con una taza con asa. Añadir la pasta de curry rojo dentro de la taza y remover con un tenedor hasta diluirla.
  8. Retirar la olla del fuego, añadir el curry rojo disuelto y la leche de coco. Triturar hasta conseguir una crema homogénea.
  9. Picar el cilantro. Emplatar: poner el cilantro y un chorrito de zumo de lima por encima; servir inmediatamente.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista