Clotxa: el bocata campesino de la Terra Alta

Medio pan vaciado de miga y rellenado con tomate asado, sardina en salazón y aceite de oliva: lo que fue comida humilde de labriegos en las Terres de l'Ebre (Tarragona) vuelve como contundente especialidad.

  • Comentar
  • Imprimir

La clotxa es un bocadillo primitivo, pero en absoluto un fósil. Aunque proviene del pasado agrícola de las Terres de l'Ebre, donde los campesinos la llevaban al campo para aguantar las duras jornadas en los cultivos, no sólo se sigue preparando en esta zona de Tarragona, sino que ha sido redescubierta por personas que no han tocado una azada en su vida. El motivo es sencillo: su combinación de sabores funciona hoy igual de bien que hace 100 años, tanto para labriegos como para urbanitas.

En su fórmula más básica, la clotxa es parca en ingredientes -pan, tomate a la brasa, sardina en salazón y aceite de oliva-, aunque hay quien le añade ajo, pimiento o berenjena asados, butifarra o cordero a la brasa o incluso aceitunas. La hogaza sirve como plato: se corta por la mitad, se le quita la miga, se pone el relleno y se vuelve a poner la miga a modo de tapón. El resultado es la enésima demostración de cómo la cocina popular crea maravillas sin necesidad de materias primas lujosas ni procedimientos enrevesados. Si quieres saber más sobre la clotxa y ver cómo la preparan los dueños de la bodega Bàrbara Forés en Gandesa, dale al play en el vídeo de arriba.

CLOTXA

Ingredientes

Para 1 bocadillo

  • ½ pan redondo mediano, tipo payés.

  • 3 tomates asados (a poder ser, tomates de colgar o tomacó)

  • 1 sardina arenque, arengada o de barril en salazón

  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Asar los tomates a la brasa hasta que la piel se haya tostado ligeramente y hayan perdido parte de su agua, unos 20 minutos. También se puede hacer en el horno con la función grill, cuidando que no se quemen.
  2. Pasar la sardina por la brasa o el horno brevemente, 1 o 2 minutos.
  3. Sacar la miga del pan y calentarlo boca abajo sobre la brasa o en el horno.
  4. Rellenar el pan con los tomates y aplastarlos con un tenedor.
  5. Quitar las escamas a la sardina. Añadir su carne desmenuzada, lo más limpia de espinas posible, desechando la cabeza y las tripas.
  6. Rociar generosamente con aceite de oliva, tapar con la miga y servir.
  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista