Once marcas de infusiones que sobresalen por su calidad

Del té a la manzanilla pasando por las tisanas o el jengibre: recopilamos varias infusiones envasadas con las que abrigarte en los días fríos o refrescarte en alguna tarde calurosa.

  • Comentar
  • Imprimir
Infusión calentita
Infusión calentita.

Las infusiones, tés y demás son una bebida que ofrece múltiples posibilidades, y no solo respecto a su casi infinito espectro de sabores. Pueden ser reconfortantes como una mantita en invierno -el efecto estufa de una taza caliente cerca es digno de tener en cuenta-, refrescantes en un día cálido si las servimos con hielo y frutas o aliviar una digestión pesada. Hay muchas que no contienen nada de cafeína, por lo que son perfectas para las personas con menos tolerancia a esta sustancia.

Si estás harto de productos que se venden más por su supuestas ventajas más que discutibles, como ayudarte a adelgazar o dormir, que por la calidad de sus plantas y frutos, aquí te van once recomendaciones que tanto por sabor como por calidad son indiscutibles. Pon agua a hervir, abre un libro y empieza a despejar la cabeza de todo eso que te quita el sueño. Porque el proceso de preparar una infusión también contribuye a su efecto: la comida es plato -y la bebida, vaso o taza-, pero sobre todo disfrute del tiempo.

Fresa, cola de caballo e hibisco Orballo

Esta mezcla refrescante, bautizada como La fresa que te besa, nos la recomienda nuestra Community Manager, Patricia Tablado. La elabora la empresa gallega Orballo con plantas ecológicas de la comarca de As Mariñas, en A Coruña. ¿La mejor manera de prepararla? “Para saborearla al máximo, vierte agua a 80-90Cº en una taza y déjala reposar durante al menos 5 minutos”, nos cuentan sus fabricantes, que también animan a dejarla macerando toda la noche a temperatura ambiente, sobre todo si queremos después pasarla a la nevera y tomarla fría o con hielo. Patricia también es fan de Calienta que alimenta, que combina el toque picante del jengibre y el cítrico del limón. Precio: 3,55 euros las 15 bolsitas de 1,5 g (a la venta en su página web).

Melisa Artemis Bio

Las infusiones de una sola hierba pueden parecerte simples hasta que das con una con tanta complejidad como la melisa, limoncillo, menta melisa, hoja de limón, toronjil o menta limón, gracias a su reconocible y penetrante aroma que recuerda a estos dos ingredientes. Prueba esta que comercializa Herbes del Molí, una empresa alicantina cuya agricultura ecológica asegura combinar "tradición, innovación y ciencia para favorecer el medio ambiente, asegurar el bienestar de las zonas rurales y promover relaciones comerciales justas”. Precio: sobre los 2,10 euros los 20 filtros de 1,4 gramos.

Té Chai cúrcuma Yogi Tea

Mostrarnos escépticos ante las supuestas propiedades de la cúrcuma no nos impide disfrutar de su sabor combinado con otros como la canela, el regaliz, el jengibre, la pimienta negra y la cáscara de cacao, entre otros. Este té está rico tanto con agua como con leche o una mezcla de ambas, como una versión más ligera de la famosa ‘leche dorada’ (por el característico color de la cúrcuma). Aunque esto va a gustos, no nos parece un té adecuado para tomar frío: tiene un rollo muy reconfortante cuando se toma caliente, en verano nos apetecen tés un poco menos densos y contundentes, más ligeros y frescos, que se puedan combinar con cítricos o trozos de otras frutas. Precio: sobre los 3,40 euros, 17 bolsitas de dos gramos.

Manzanilla Tegust

La mejor manzanilla era la que preparaba tu abuela con flores recogidas del campo, pero esta también es muy rica. La produce la empresa Tegust en la localidad gerundense de La Bisbal d'Empordà, donde cultiva plantas originarias de Catalunya, como esta manzanilla de Linyola, una hierba que estamos acostumbrados a tomar para calmar molestias estomacales -seguramente administrada por la misma abuela de la que hablábamos antes- pero también podemos disfrutar por puro placer gracias a su aroma y dulzor natural. Precio: 3,96 euros 12 bolsitas de 1,5 gramos (a la venta en su página web).

Tisanas Josenea

Nunca has visto un campo de tisanas, aunque incluso los más legos en esto de infusionar puedan pensar que es una planta. Esta mezcla de hierbas, raíces, flores, especias o frutas deshidratadas es algo así como el curry, un batiburrillo del que cada maestrillo hace librillo. En Josenea, una asociación laboral sin ánimo de lucro del Pirinero Navarro que emplea a personas en riesgo de exclusión, tienen una gran variedad de combinaciones: mira sus ingredientes y escoge la que más te guste.

 

Jengibre con limón Sans & Sans

El Comidister supremo Mikel López Iturriaga se declara adicto a los roiboos de esta marca catalana, y en especial a su infusión de jengibre, lemongrass, menta rizada, piel de limón y raíz de regaliz. “Son a las bolsitas industriales lo que una merluza del Cantábrico recién pescada a las barritas Pescanova”, asegura, mientras comprobamos que efectivamente los trozos de cada uno de sus ingredientes son perfectamente reconocibles y su aroma es fresco. Además tiene un envase bien bonito, que siempre es un plus, y en la misma web venden latas, tazas y relojes de arena para controlar el tiempo de infusión. Precio: 9,50 euros 12 bolsitas (en su página web).

Diente de león Yerbal

Si sufres malas digestiones, ve directo al diente de león, cuyo uso documentado como laxante se remonta al siglo XI y cuyo sabor agridulce le da su nombre popular: amargón. ¿Es malo eso? No si disfrutas de esta característica (de hecho se ha usado siempre también para cocinar, sobre todo sus hojas más tiernas). La empresa Pambiótica lo cultiva en Extremadura, junto con otra gran variedad de plantas medicinales, que vende bajo el paraguas de la marca Yerbal. Precio: tres euros los 35 gramos (sin bolsitas).

 

Yerba mate La Merced

El mate es eso que lleva siempre en la mano Andrés Calamaro en la mitad de las entrevistas (sobre todo, en las que aparece con chándal). La Merced es una marca argentina que cultiva en la República Argentina y que sigue un método tradicional. Este símbolo nacional del país gaucho es un gran antioxidante y un estimulante, ya que contiene más cafeína que el té, aunque menos que el café. Si crees que vas a aficionarte a esta bebida hazte con una calabaza, una bombilla -esa especie de pajita con colador, generalmente de metal- y un termo, que se convertirán en tus compañeros más fieles. Precio: 5,60 euros los 500 gramos.

Noche de estrellas de TéyTé

A nuestro compañero Carlos Doncel le gusta mucho el té: su chica le convirtió a la secta de bebedores de agua caliente justo cuando ella se pasó al café y Doncel salía de él por motivos gastrointestinales. “Desde entonces me he aficionado a este tipo de infusiones y tomo tés de varios tipos: para empezar la mañana suelo tirar del Noche de estrellas de la tienda sevillana TéyTé, con té negro, vainilla, cáscara de naranja, flor de aciano y caléndula”. A decir verdad, no sabe si está tan experimentado como para notar las notas de flor de aciano que seguro tiene, pero nos asegura que está muy rico. “De momento creo que no me vuelvo a pasar al café”, declara en sede oficial tetera (su cocina). Precio: 9,60 euros la bolsa de 100 gramos (sin bolsitas).

Ratafía Alma

La ratafía de la empresa catalana Alma lleva anís de badián, canela de ceilán, anís verde, café descafeinado, palo dulce, piel de naranja, hinojo, hierba luisa, flor de azahar, como el licor dulce que le da el nombre: varios ingredientes que favorecen la digestión sin el alcohol que caracteriza los supuestos ‘digestivos’ (que en realidad no lo son). Alma lleva treinta años introduciendo en el mercado de las infusiones productos distintos y fue de las primeras en usar el formato de pirámide para sus bolsitas. Precio: 5,81 euros 15 pirámides, 52,50 grs.

Rooibos cítricos de Hacendados

Durante este invierno nuestro crítico y especialista en vino Jordi Luque Sanz se ha enganchado a esta infusión, que se ha convertido en ese compañero calentito que siempre quieres tener a tu lado en esta estación (el que tiene pelo no, ese es tu perro o tu gato). “En su composición lleva rooibos –claro–, canela, regaliz y corteza de naranja y, efectivamente, le noto la canela y la naranja, que están muy presentes, pero lo que más me gusta es la sensación cálida que me deja, como de haberme comido un bizcocho caserito”. Vamos, que es dulzona y reconfortante, y puedes tomarla a cualquier hora por muy sensible a la cafeína que seas porque no tiene absolutamente nada de esta sustancia. Precio: la caja de 20 bolsitas (40 g) cuesta 1,05 en sus supermercados y tienda online.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista