Maíz en diferentes formatos
Maíz en diferentes formatos.

Polenta cremosa con setas, maíz y tomates cherry asados

  • Comentar
  • Imprimir

Una receta sencilla para dar salida a esta sémola de maíz con la que no sabes qué hacer. La cocinamos con leche y la acompañamos con setas, tomates cherry salteados y el mismo cereal en formato fresco.

La polenta es el típico producto que compras un día porque has leído alguna receta en la que aparecía, y acaba afincado en el fondo del armario hasta el fin de los tiempos. Ya escribimos un artículo en el que explicábamos todas las formas posibles de preparar este alimento para que esto no ocurra, pero nunca está de más seguir añadiendo recetas al repertorio. La sémola de maíz es originaria de Italia y se utiliza mucho en lugares que recibieron inmigración del país como Argentina, Brasil o Chile.

La forma clásica de prepararla es mi favorita. Su textura recuerda al puré de patata -y puede utilizarse como si lo fuera- y tiene el sabor dulzón del maíz que combina muy bien con casi cualquier cosa. Aunque lo normal es tratarla como plato salado, su versión dulce está al mismo nivel: con una compota de fresa o cereza, unos frutos secos tostados y un chorro de miel es un postre de diez (y además puede prepararse con anterioridad).

Para que quede muy cremosa se puede utilizar leche -y ya que estamos, un poco de nata- en vez de agua, y terminar de mezclarla con un poco de mantequilla y queso. Sé que pocas cosas pueden salir mal si les pones nata, mantequilla y queso -pasta, arroz, patatas, masas-, así que aquí no hay fallo. En caso de utilizar polenta instantánea -muy útil ya que se tardan dos minutos y queda prácticamente igual- las cantidades serían 1 litro de líquido para 250 gramos de polenta.

A partir de aquí lo que le pongas encima es difícil que salga mal: guisos, carnes a la brasa, verduras asadas… Las setas son un acierto. Bien tostadas y crujientes aportan umami y textura, dos elementos mágicos en cualquier plato. El maíz -normalmente desterrado al país de la ensalada- lo hago bien tostado con mantequilla y queda genial por encima.

Dificultad

Que no se pegue la polenta a la base de la olla.

Ingredientes

Para 2 personas

  • 100 g de polenta
  • 500 ml de leche
  • 250 ml de agua
  • Sal
  • 60 g de mantequilla
  • 100 g de setas de cardo
  • 1 mazorca de maíz cocida
  • 100 g de tomates cherry
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. En un cazo colocar la polenta, la leche y el agua y llevar a ebullición. Añadir una cucharadita de sal. Cocer durante 40 minutos removiendo de vez en cuando para que no se pegue al fondo.

  2. Al terminar de cocer la polenta añadir 15 g de mantequilla y ajustar de sal y pimienta.

  3. Cortar la mazorca de maíz sacando los granos. En una sartén, el resto de la mantequilla y tostar el maíz a fuego fuerte con un poco de sal.

  4. En la misma sartén cocinar a fuego fuerte las setas. Cuando estén bien doradas añadir un poco de sal y retirar del fuego.

  5. Cocinar los tomates con un poco de aceite y sal hasta que cojan un poco de color.

  6. Servir la polenta con las setas, el maíz y los tomates por encima. Terminar con un chorro de aceite de oliva.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista