Va, que aún queda verano
Va, que aún queda verano.

Ensalada de cuscús y gazpacho

  • Comentar
  • Imprimir

Hidratar la sémola de trigo con la sopa fría más famosa del verano nos proporciona una base muy sabrosa sobre la que podemos montar fácilmente una ensalada con las hortalizas o frutas que tengamos a mano.

Hidratar cuscús en frío con gazpacho en lugar de agua es una idea tan buena que me encantaría gritar a los cuatro vientos que es mía, pero no os voy a engañar: fue mi amiga Vanessa Duran la que me puso sobre la pista de esta maravilla (una frustración más que añadir a mi lista, junto a no haber inventado las patatas fritas, las zapatillas mopa o compuesto Neverita; hay que aprender a vivir con ello). Con esta técnica la sémola de trigo absorbe toda la esencia de la sopa veraniega, con lo que de salida ya contamos con una base perfectamente aliñada y muy sabrosa sobre la que montar una ensalada.

Aunque cuando lo hidratamos con agua la proporción para preparar cuscús es de uno/uno -el mismo volumen de agua que de sémola-, en el caso del gazpacho no es una ciencia exacta. ¿Por qué? Porque no todos los gazpachos tienen la misma cantidad de lo que podemos llamar “ingrediente seco”, que depende no sólo de la cantidad de agua que se le haya añadido sino también de cómo se haya procesado, si las hortalizas que hemos usado son más o menos acuosas, el aliño y un montón de factores más.

Como queremos un cuscús bien hidratado pero de ninguna manera una sopita, empezaremos añadiendo un poco más de gazpacho que de sémola y ajustaremos sobre la marcha. No os penséis que este proceso va a llevar demasiado tiempo, en unos 15 o 20 minutos se habrá absorbido todo el líquido y podréis ver si hay que añadir un poco más o no.

Mientras, podéis ir preparando los ingredientes que le vais a poner encima: aquí el límite lo pone vuestra imaginación (y el contenido de la nevera). Cualquier cosa que vaya bien con el gazpacho es susceptible de entrar en esta ecuación: desde el clásico picadillo de tomate, pimiento, cebolla y jamón o huevo duro -no hace falta cortarlo tan pequeño como cuando lo usamos de topping- hasta manzana ácida con finas lascas de cecina, pasando por escalivada, higos con queso de cabra, piña o mango y langostinos cocidos o melón y jamón.

Dificultad

La de calcular la cantidad exacta de gazpacho que necesitas para hidratar el cuscús.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 200 g de cuscús (en seco)
  • Aproximadamente 1,5 veces el volumen del cuscús en gazpacho
  • Tomate, cebolla, pepino, pimiento, manzana, huevo duro, daditos de jamón serrano, aceitunas, atún o bonito en aceite, melocotón, mojama, nectarinas…
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre al gusto
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Poner en un bol el cuscús con 1,25 veces su volumen de gazpacho (si el cuscús llena una taza, una taza y cuarto de gazpacho).
  2. Esperar unos 20 minutos a que se hidrate y probarlo: si está duro, añadir un poco más de gazpacho, en pequeñas cantidades para no pasarnos y evitar que quede aguado.
  3. Mientras, ir troceando los ingredientes que queramos ponerle encima. Aliñarlos -el cuscús ya tiene el aliño del gazpacho- y servir encima de la sémola.

 Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista