Tiene la forma de la península ibérica
Tiene la forma de la península ibérica.

Berenjenas rellenas de lentejas rojas

  • Comentar
  • Imprimir

Las berenjenas salen del horno cremosas por dentro y con un cartel que dice "ponme algo por encima". Y eso hacemos en esta receta en la que añadimos lentejas, tomates cherry y secos, higos y varias especias.

Volver a la rutina es el amor-odio de cada septiembre. Por un lado tenemos la necesidad de retomar un ritmo más pausado y ordenado, con las comidas y cenas en su sitio, con cosas que hacer por la mañana, un horario definido… Nuestra cabeza necesita hacer reset y empezar a olvidarse de las cervezas sin fin en el chiringuito y de las cenas tardías a base de bravas y calamares. Pero dejar atrás el descontrol no siempre es fácil; y en la cocina, menos.

Retomar la disciplina de cocinar cada día comida sana y rica, se nos hace una odisea por mucho que sepamos que es lo que necesitamos. En El Comidista solo damos soluciones a los problemas del fogón -y si no lo hacemos La Defensora del Cocinero está a disposición de todos para encajar las quejas-, así que esta receta viene de perlas: fácil, versátil y muy, pero que muy completa, un auténtico salvavidas.

La mejor cara de la berenjena es sin duda la que se le queda al salir del horno. Cremosa por dentro, llena de jugo, pidiendo a gritos que le pongamos cosas ricas por encima. Un guiso de lenteja roja y tomates secos es una opción ideal, y la salsa de tahini cremoso con higos frescos convence a cualquiera de que ponerse a cocinar era una decisión acertada, y además puede utilizarse como vinagreta o para aliñar unas verduras asadas con especias.

Además de acompañar a la berenjena, el guiso puede comerse solo, con un huevo poché o unos restos de pollo asado. El toque de za’atar -una mezcla de especias de Oriente Medio que lleva principalmente orégano, sumac, sésamo, tomillo, comino, pimienta y sal- le da toda la personalidad que necesita para servirse también como plato único. Así que hay recompensa doble, que siempre es un consuelo una vez te lías a manchar cacharros.

Dificultad

Ponerle ganas, encender el horno y estar atento a las lentejas para que no se peguen.

Ingredientes

Para 2 personas

  • 100 g de lentejas rojas
  • 500 ml de agua o caldo vegetal
  • 100 de tomates cherry
  • 50 g de tomates secos
  • 3 dientes de ajo
  • ½ cebolla
  • 1 cucharadita de za’atar
  • 1 cucharadita (o al gusto) de cayena molida
  • 2 berenjenas
  • 3 cucharadas de tahini
  • 3 cucharadas de agua caliente
  • El zumo de medio limón
  • ½ cucharada de miel
  • Sal
  • Sésamo negro
  • 2 higos

Preparación

  1. Calentar el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. Untar las berenjenas con aceite y en una sartén vieja o una plancha cocinar a fuego muy fuerte, dándoles la vuelta hasta que toda la piel quede quemada. Colocar en una bandeja de horno y hornear durante 30 minutos.

  2. Pelar y picar el ajo y la cebolla. Sofreír el ajo en una olla ancha, añadir la cebolla y pochar hasta que se dore un poco. Añadir los cherrys partidos por la mitad y sofreír tres minutos más.

  3. Añadir las lentejas, cubrir con agua o caldo y agregar los tomates secos. Cocinar durante 30 minutos y añadir un poco más de caldo o agua si se queda muy seco.

  4. Añadir el za’atar y la cayena, la sal y remover bien. Tapar y dejar cocer media hora.

  5. Para preparar la salsa de tahini mezclar en un bol el tahini, el agua, el zumo de limón, la miel y un poco de sal hasta que quede homogéneo.

  6. Colocar la berenjena en platos individuales, abrir a lo largo, aliñar con aceite y sal. Rellenar con el guiso de lenteja y tomate, cubrir con un poco de salsa y terminar con un poco de sésamo negro y unos gajos de higo fresco.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista