10 zumos y refrescos sin azúcar ni edulcorantes
Zumos, batidos y refrescos caseros para decir adiós al caloret.

10 zumos y refrescos sin azúcar ni edulcorantes

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Combate el calor y sus sudores infernales a ritmo de zumos, batidos u otros refrescos caseros sin ningún dulzor añadido. Tan sólo hay que tirar de imaginación y frutería.

Seguimos dando opciones para que le sigas dando gustico al paladar mientras te desenganchas del azúcar en cantidades industriales. Si hace poco hincábamos el diente en la repostería con mucha fruta y poca mandanga azucarada, hoy pasamos directamente al 0% de azúcares añadidos con una lista de propuestas para refrescar el gaznate. Zumos, batidos, cafés y tés sin azúcar ni miel u otros edulcorantes, porque ya sabemos que los sustitutivos del azúcar no son la panacea de la salud.

Si las aguas frescas infusionadas te saben a poco y necesitas algo un poco más consistente, aquí van diez ideas para que sofoques el calor a base de frutas, verduras de temporada y un poco de imaginación. Te aseguro que no echarás de menos el azúcar, aunque para casos desesperados de grave golosinería se puede añadir un puñado de dátiles o pasas al triturar el mejunje (la batidora será tu mejor amiga) y a malas, un poco de azúcar, que siempre será mejor que beberte un refresco con sus más de 2 cucharadas colmadas por lata.

ZUMOS

Uno de los grandes mitos nutricionales que se nos han caído en los últimos años es el de los zumos. Porque trasegar litros de zumo, aunque sea exprimido en casa, no es excesivamente saludable por mucho que nos hayan vendido la moto. ¿Por qué? Porque contiene solamente azúcares naturales, pero en gran cantidad. No es lo mismo comerse una naranja que seis comprimidas en un vaso, sin contar que el zumo no contiene la fibra que ingeriríamos al comer la fruta a mordiscos.

Por eso lo mejor es combinar los jugos de fruta con agua e intentar añadir a la ecuación algunas verduras sin filtrar que nos aporten fibra y otros nutrientes.

Zumo de pepino y naranja

  • 500 g de pepino
  • 200 ml de zumo de naranja
  • 1/2 cucharadita de orégano
  • 4 cubitos de hielo o agua fría

Lava el pepino y pélalo dejando un poco de su piel. Córtalo en trozos y tritúralo con el resto de ingredientes en el vaso de la batidora.

Al rico zumito de pepino. PIXABAY

Zumo de tomate

  • 500 g de tomate
  • 200 ml de agua fría (o más, dependiendo de la consistencia deseada)
  • Unas hojas de albahaca y perejil
  • 2 cucharaditas de salsa Perrins
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Pela los tomates (escaldándolos primero o con la ayuda de un pelador de sierra) y tritúralos con el agua, las hierbas, una pizca de salsa Perrins o Worcestershire y sal y pimienta al gusto.

Si te animas, puedes añadir un poco de apio, zumo de limón y unas gotas de Tabasco.

Aguas con zumos de frutas

Aprovechando lo que nos ofrece la frutería en temporada veraniega (albaricoque, melocotón, ciruela, mango, melón, sandía...) se pueden elaborar aguas nutritivas que aprovechan la perfecta sazón de la fruta para no recurrir al azúcar.

Tritura medio kilo de melón o sandía maduros con un mango o dos nectarinas jugosas, agrega un litro de agua muy fría y unos cubitos de hielo y mete todo en una jarra dentro de la nevera. Para darle gracia y efervescencia, reduce la cantidad de agua a la mitad y echa en el momento de servir el zumo agua con gas o de Seltz con sifón en el vaso.

Esto para beber es una bomba. EL COMIDISTA

También puedes probar con piña y jengibre (como en esta receta, pero sin azúcar gracias a la piña muy madura) o con peras de verano y zanahoria. Las especias como canela o anís añaden un dulzor extra inesperado.

BATIDOS

Los lácteos y las leches vegetales (de cereales o frutos secos) aportan un punto dulce a cualquier bebida, así que no será ningún sacrificio para ti tomar un batido sin azúcar. Prueba a combinar leche (normal o evaporada, que es más espesa) y yogur natural, para obtener una textura más cremosa, o utiliza frutas previamente congeladas —como hicimos en el banana split casero— para alcanzar un nirvana que se parece mucho al helado.

Batido de frambuesas y remolacha

  • 250 g de frambuesas
  • 150 g de remolacha asada o cocida
  • 500 ml de leche fría

Tritura todos los ingredientes juntos con ayuda de la batidora. Chimpún. Puedes cambiar las frambuesas por otros frutos rojos o cerezas, y la remolacha, aunque parezca mentira, no sólo ayudará a conseguir un color rosa fosforito que alucinará a los niños sino que ayudará a que el batido sea más dulce.

Batido de sandía

  • 500 g de sandía madura
  • 500 ml de leche fría
  • 1 cucharada de esencia de vainilla o media vaina de vainilla raspada

Corta la sandía en trozos pequeños de tamaño regular y congélalos en una bandeja o en un táper grande -si necesitas varias capas, sepáralas con film plástico o papel de horno- durante unas dos horas.

Pasado ese tiempo, tritura la sandía junto con la leche y la vainilla en un procesador o batidora americana hasta que espume.

Batido de ciruela y plátano

  • 300 g de ciruelas
  • 1 plátano
  • 500 ml de leche de almendra
  • Una pizca de cardamomo molido

Tritura las ciruelas (una vez limpias y deshuesadas) con el plátano, la leche de almendra y el cardamomo. Si quieres hacer el batido más alimenticio, añade un par de cucharadas de copos de avena, deja que se humedezcan y bátelo todo junto de nuevo.

Un batido bien frío y con bien de fruta. PIXABAY

TÉS E INFUSIONES

El té helado con limón es uno de los vicios del verano, pero al llevar cítricos suele ser necesario añadirle bastante azúcar. Prueba nuevas versiones con melocotón, albaricoque o mango y atrévete a tomar en frío otras infusiones, como manzanilla y menta-poleo.

Té de melocotón

  • 7 bolsas de té negro
  • 1 litro de agua
  • 1 trocito de jengibre fresco (como un dado grande)
  • 3 melocotones
  • 1 rama de menta

Prepara el té con agua hirviendo y deja que se enfríe. Machaca el jengibre hasta conseguir una pasta y échalo junto con dos melocotones pelados y cortados en trozos en la batidora. Tritura hasta conseguir una pasta, añade el té y vuelve a triturar.

Mete la mezcla resultante en una jarra con una ramita de menta dentro de la nevera y deja que se enfríe por completo.

Manzanilla con piña

  • 500 ml de infusión de manzanilla fría
  • 300 g de piña madura fría o congelada
  • hojas de albahaca o tomillo fresco

Tritura la infusión con la piña cortada en trozos (10 puntos extra si los congelas previamente, como en el batido de sandía) y las hierbas. O cambia estas últimas por canela en polvo. Si guardas la bebida en la nevera, prueba a meter dentro de la botella o jarra un palo de canela y un par de anises estrellados y alucinarás en colores.

El té helado también es una gran opción anti sofoquinas. PIXABAY

CAFÉS FRÍOS

El café con hielo es un clásico veraniego, pero no viene mal actualizarlo y salir del sota, caballo y rey. ¿Te acuerdas del avolatte? Pues aquí tienes una versión mucho más realista, el es alpukat o batido indonesio de aguacate y café. Pero no hace falta viajar tan lejos para probar un café helado novedoso: anímate con el mazagrán (café con limón), el suau o suavo (café con gaseosa), o el café con tónica.

Es Alpukat

  • 1 aguacate maduro
  • 2 tazas (480 ml) de café frío
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla o 1 vaina raspada

Pela el aguacate y tritura su carne junto con el café y la vainilla. Sirve con cubitos de hielo o agrega éstos a la batidora cuando hagas la bebida.

Café con naranja

Un clásico del verano, pero actualizado. WIKIMEDIA

Simplemente haz café, añádele la peladura de media naranja -muy bien lavada y sin nada de la parte blanca- y deja que infusionen juntos 8 horas en el frigorífico. Al día siguiente, tómalo con leche y hielo.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista