Seis ingredientes, un platazo
Seis ingredientes, un platazo.

Bacalao con judías verdes y mantequilla de miso

  • Comentar
  • Imprimir

La untuosidad de la mantequilla y la potencia de sabor del miso hacen que la combinación de ambos sea una deliciosa bomba que queda especialmente bien con platos de pescado, verdura o tubérculos.

Si tuviera que escoger dos ingredientes para llevarme a una isla desierta y experimentar con pescados salvajes, cocos, tubérculos tropicales y demás, posiblemente serían mantequilla y miso (de los chiles y las limas me llevaría las semillas y los cultivaría allí mismo, no es que tenga pensado prescindir de ellos). La combinación de estos dos sabores lleva dándome alegrías desde que hace un par de años decidí ponerlos sobre un boniato, convirtiéndose en un básico sobre todo para platos de verduras y pescado como el que traemos hoy.

Encontrarle el punto al pescado blanco es la única parte complicada de esta receta: el tiempo de cocción dependerá mucho del tamaño y la forma del corte que escojamos. Si es la parte más cercana a la cola, mucho más fina y plana, estará listo mucho antes que si es una suprema de la parte más cercana a la cabeza. Las primeras están al punto en cuanto la carne pase de estar translúcida a blanca, y las segundas en cuanto las lascas empiezan a separarse.

La receta no solo es facilísima, sino que además puede prepararse de tres maneras diferentes: al vapor -en una olla con agua y un colador encima, en vaporera de bambú o eléctrica-, en una sartén o al microondas, donde tanto la verdura como el pescado quedan perfectas en muy poco tiempo, siempre que tengamos la precaución de sellarlas bien con film de cocina o un estuche de silicona, para que no se sequen.

Dificultad

La de que no se te pase el pescado ni las judías.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 4 supremas o filetes de bacalao -u otro pescado blanco- de unos 150 g
  • 750 g de judías verdes bobby, frescas
  • 2 cucharadas de pasta de miso (si es blanco, un poco más, si es marrón o rojo un poco menos)
  • Unos 80 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • Una lima
  • Sésamo al gusto

Preparación

  1. Mezclar la mantequilla a temperatura ambiente con el miso hasta que ambos estén bien integrados.
  2. Quitar las puntas a las judías y, si son muy largas, cortarlas por la mitad.
  3. Si se prepara al vapor, cocinar el pescado entre cuatro y ocho minutos, dependiendo del grosor del mismo, y las judías durante tres o cuatro. Escurrir todo bien.
  4. Si se prepara en una sartén, poner las judías a fuego alegre con un chorro de agua, tapar y esperar dos minutos a que el agua se evapore. Repetir la operación y retirar. Cocinar el bacalao a fuego medio, primero por la parte de la piel y después por la otra, entre un minuto y medio por lado y cuatro, dependiendo del grosor del mismo.
  5. Si se prepara al microondas, poner las judías en un recipiente de silicona (o un bol cubierto con film de cocina) y cocinarlas un minuto y medio a máxima potencia. Removerlas un poco y programar un minuto más. Preparar los filetes de pescado de dos en dos, también en un recipiente de silicona o plato hondo cubierto con film. Como el pescado es muy delicado, si el filete es fino empezar con un minuto a máxima potencia y añadir ciclos de 30 segundos hasta que esté al punto. Si es grueso, empezar con dos minutos y añadir ciclos de 30 segundos.
  6. Cuando las judías estén listas, secarlas bien, aliñarlas -en caliente- con una cucharada de la mantequilla de miso. Servir con el pescado con la piel hacia abajo y otra cucharada generosa de la mantequilla encima del mismo, abriendo un poco las lascas para que se empape. Rematar con un poco de sésamo y servir con un cuarto de lima para exprimirla antes de comer. Servir inmediatamente.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista