Se huele desde aquí
Se huele desde aquí.

Pollo con ajo, limón y ñora

  • Comentar
  • Imprimir

El contramuslo del pollo es tierno y jugoso, y cuando está deshuesado y troceado se cocina en cuestión de minutos. Con cuatro ingredientes más para darle sabor y aroma conseguiremos un plato de 10.

Los contramuslos de pollo son una buenísima opción cárnica cuando queremos preparar una comida sabrosa sin emplear demasiado tiempo. Son mucho más tiernos que la pechuga ya que tienen un poco más de grasa -unos 2,7 gramos más por cada 100, tampoco es ningún exceso-, y si los empleamos deshuesados y los cortamos en tiritas solo necesitarán un breve salteado para añadirlos a cualquier preparación.

Este plato tiene algo de pollo al ajillo con limón que hacía mi abuela, algo de uno que comía hace siglos en un restaurante sirio -el toque de zaatar, ese fragante aderezo del que puedes preparar una dignísima versión casera con esta receta- y la alegría de la ñora o el pimiento choricero, con algunos puntos extra si además son ahumados. Si no tienes a mano estos últimos, añade un poco de pimentón en su lugar.

Si te apetece algo ligero puedes servirlo simplemente con un poco de buen pan para mojar y acompañado de una ensalada verde fresca. Si tienes mucha hambre, prepara un arroz graneado, añade pasta al final de la cocción, con un poco de su agua y mantécalo un par de minutos o sírvelo sobre una base de patatas o boniatos cocidos. La receta no incluye un número concreto de contramuslos, porque depende un poco del tamaño que tengan estos y el hambre de los comensales. Si te pasas de largo y sobra, puedes comértelo en un bocadillo con un puñado de hojas verdes de rúcula y tomate, añadirlo a una ensalada o picarlo para preparar unos huevos rellenos.

Como cualquier receta con pocos ingredientes, solo te gustará si te gusta su sabor; si el limón de parece demasiado ácido o el ajo demasiado fuerte; seguramente esta receta no es para ti. Puedes rebajar la acidez del primero poniendo solo su ralladura, aromática y nada ácida, o rebajar el segundo usando también cebolla pochada y también tendrás un guiso buenísimo, pero entonces ya no será esta receta.

Dificultad

La de no untar una hogaza de pan entera en la salsa.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 cabeza de ajo (o al gusto)
  • 6-8 contramuslos de pollo sin hueso
  • Ralladura y zumo de limón al gusto (usé la ralladura de dos limones y unos 90 ml de zumo)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Zaatar (yo usé una cucharada rasa)
  • Copos o pasta de ñora o pimiento choricero (yo usé una cucharadita generosa)
  • Perejil (opcional, para decorar)

Preparación

  1. Cortar los contramuslos por la mitad a lo ancho, y cada mitad en cuatro. Salpimentar.
  2. Pelar y laminar los ajos.
  3. Poner los contramuslos en una cazuela a fuego alegre con un poco de aceite y darles vueltas durante tres minutos para que se doren por fuera.
  4. Bajar el fuego y añadir los ajos, el zaatar y la ñora. Darles vueltas durante tres o cuatro minutos más, hasta que el ajo huela bien y empiece a dorarse.
  5. Añadir el zumo y la ralladura de limón, bajar el fuego y una vez hierva, dejar que reduzca un par de minutos o tres. Probar y, si es necesario, rectificar de sazón. Servir, si se quiere, con un poco de perejil por encima.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista