Pollo mariposa: el truco para que el muslo y la pechuga queden jugosos

Muslo jugoso, pechuga reseca. Pechuga jugosa, muslo crudo. Si quieres salir de este círculo vicioso cuando asas pollo en casa, prueba el corte de la mariposa. También ganarás tiempo y lo tendrás listo en media hora.

  • Comentar
  • Imprimir

Conseguir que todas las partes del pollo estén en su punto es uno de los grandes retos del asado: cuando el muslo está en su punto, la pechuga suele estar ya reseca, y si adelantamos la salida del horno para preservar los jugos de la pechuga, el muslo estará todavía crudo. Existen trucos de todo tipo para superar este drama, pero el más efectivo que hemos encontrado hasta el momento tiene nombre de lepidóptero, y se llama "pollo mariposa".

Se trata de un corte que deja el ave un tanto espanzurrada, con una forma que recuerda a las alas de estos insectos. No solo tiene la ventaja de unificar los tiempos de cocción, sino que la hace bastante más rápida: en media hora tienes el plato listo. Además, no hace falta haber trabajado en una pollería toda tu vida para dominar la técnica, que puedes usar en todo tipo de recetas. Todo lo tienes en el vídeo de arriba, así que no digas "a otra cosa mariposa" y ponte a verlo.

POLLO MARIPOSA CON PATATAS

Ingredientes

Para 2-4 personas

  • 1 pollo

  • Unos 200 ml de vino blanco seco

  • 2 cebollas

  • 2 patatas

  • 1 limón

  • 1 cabeza de ajos

  • 2 o 3 ramas de romero troceadas

  • 2 o 3 ramas de tomillo troceadas

  • 2 hojas de laurel

  • 1 cucharada de pimentón

  • 1 cucharada de orégano

  • 1 cucharadita de pimienta negra molida

  • Sal

  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Calentar el horno a 240 grados.
  2. Cortar el pollo como se ve en el vídeo.
  3. Pelar y cortar las patatas, la cebolla, el limón y la cabeza de ajos. Ponerlo todo en una bandeja o fuente, añadir un poco de aceite, mezclar y meter en el horno durante 15 minutos.
  4. En un bol, mezclar seis cucharadas de aceite, el romero y el tomillo, las hojas de laurel rotas por la mitad, el pimentón, el orégano, la pimienta y sal abundante.
  5. Embadurnar bien el pollo con parte de la mezcla. Pasados los 15 minutos, sacar las patatas y mojarlas con el resto del aliño, el zumo de limón y el vino.
  6. Devolverlas al horno y poner el pollo encima sobre una rejilla.
  7. Al cabo de 15 minutos, bajar la temperatura a 200 grados y cocinar entre 15 y 20 minutos más, o hasta que la piel se haya dorado y al introducir un cuchillo en la carne el líquido salga transparente.
  8. Dejarlo reposar unos 10 minutos antes de servirlo.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista