Cómo cocinar crema de verduras con sabor al cuadrado

¿Las cremas de verduras te parecen comida de hospital? El camino más fácil para multiplicar su sabor es pasar las hortalizas por el horno. Aquí tienes los mandamientos del proceso más una receta.

  • Comentar
  • Imprimir

Después de los excesos navideños, cuando nos sentimos más rellenos que un capón trufado al ron, una crema de verduras puede ser una de las comidas que más nos apetezcan del mundo. Sin embargo, no hay ninguna ley que diga que comer más ligero y sano signifique caer en la inspidez, el pecado más habitual de este tipo de purés. Bastante tenemos con volver a la realidad como para encima castigarnos con platos que gritan "pereza" a los cuatro vientos.

Hace ya cinco años -sí, vamos a morir todos- dimos algunos mandamientos para conseguir una crema de verduras perfecta. Siguen siendo válidos, pero hoy vamos a coger un camino diferente para llegar al mismo objetivo de multiplicar el sabor: asar las verduras antes de triturarlas. Un procedimiento sencillo, limpio y efectivo con el que es difícil fallar. Antes de que te quejes del precio de la electricidad como si nosotras fuéramos las herederas del emporio Endesa, anticipo que damos algunas pautas para que el encendido del horno resulte rentable. Todo está en el vídeo de arriba: los consejos genéricos para una crema de cualquier verdura, y una receta concreta: dale al play que no cuesta ni medio kilowatio.

CREMA DE HORTALIZAS NARANJAS

Ingredientes

Para 4-6 personas

  • 500 g de calabaza
  • 2 boniatos medianos
  • 3-4 zanahorias no muy grandes
  • La parte blanca de un puerro
  • 1 manzana ácida (tipo Granny Smith)
  • 500 ml de caldo de verduras
  • 500 ml de leche de almendras
  • Zumo de naranja (opcional)
  • Aceite de oliva
  • 1 cucharada de mantequilla (opcional)
  • Sal
  • Almendras tostadas picadas para decorar

Preparación

  1. Pelar y cortar la calabaza, el boniato y la parte blanca del puerro en trozos no muy gruesos. Lavar bien las zanahorias y cortarlas en trozos de parecido tamaño. Cortar en cuartos la manzana, y quitarle el corazón.
  2. Embadurnar las verduras y la manzana con un poco de aceite y salarlas ligeramente.
  3. Ponerlo todo sobre una o dos bandejas de horno, y hornear  unos 30-40 minutos a 200 grados con ventilador. Comprobar que todas las verduras estén tiernas y doradas al sacarlas.
  4. Triturar las verduras con el caldo y la leche de almendras. Si la crema se ve muy espesa, puedes aligerarla con zumo de naranja, más caldo o más leche de almendras. Se puede potenciar aún más el sabor con una nuez de mantequilla.
  5. Servir bien caliente con unas almendras saladas picadas por encima y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista