Ya llegó el verano, ya llegó la fruta
Ya llegó el verano, ya llegó la fruta.

Fruta de verano con crema inglesa

  • Comentar
  • Imprimir

Marcamos melocotones, frambuesas y albaricoques en una sartén y los servimos encima de una crema inglesa. El resultado es un postre muy fácil de preparar con el que aprovechar la fruta de temporada.

No siempre resulta fácil encontrar postres que no requieran encender el horno; la pastelería está inevitablemente unida a él. Cuando esto ocurre, en los días más calurosos del año, es buena idea pensar en las frutas –que son por sí solas un postre– como las protagonistas de nuestras preparaciones dulces. ¿Qué podría agregarles para crear un plato bonito, bueno y barato? ¿Cómo podría añadir diferentes sabores, texturas y colores? ¿Qué ingredientes o preparaciones sencillas podrían acompañarlas?

De la respuesta a estas preguntas nacen platos como este, donde añadimos una elaboración clásica, la crema inglesa; un método de cocción, el marcado de la fruta en la sartén; y un ingrediente que aporta textura, los frutos secos. Tenemos así un postre muy fácil de preparar: puedes hacer la crema inglesa con antelación y asar las frutas justo antes de servir el plato. Además, puedes variar las frutas a tu gusto aprovechando que el verano es la temporada de máximo esplendor de las de hueso (que, mira tú por donde, son de las que mejor se llevan con el cocinado).

La única complejidad -un tres de 10, siendo sincera- de este plato reside en la elaboración de la crema inglesa. Es muy similar a una crema pastelera, con la diferencia de que la crema inglesa no lleva harina ni fécula de maíz para espesarla, lo que la convierte en una salsa de consistencia bastante líquida. Al igual que otras cremas, puedes aromatizarla con distintos elementos: vainilla, limón, naranja, anís, lavanda o un chorrito de licor son algunas opciones.

Dificultad

La de hacer bien la crema.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 melocotones
  • 8 albaricoques
  • 200 g de frambuesas
  • 10 g de mantequilla
  • 500 ml de leche entera
  • 50 g de azúcar blanco
  • 4 yemas
  • 1 vaina de vainilla, un trozo de piel de limón o el aromatizante preferido
  • Un puñado de frutos secos (preferiblemente tostados y sin sal)

Preparación

  1. Empezar preparando la crema inglesa para que se enfríe a tiempo. En un cazo, llevar a ebullición la leche con la vainilla o la piel de limón.

  2. En un bol batir ligeramente las yemas con un batidor de mano. Añadir la leche poco a poco sin dejar de batir (esto es importante para que la leche no cueza el huevo).

  3. Devolver la mezcla al cazo y cocer a fuego muy bajo sin dejar de remover con una cuchara o lengua. Una vez espese, retirar y enfriar: su textura es líquida, no esperes la consistencia de una crema pastelera.

  4. Lavar bien las frutas y cortar los melocotones y albaricoques en cuartos.

  5. Calentar una sartén antiadherente a fuego medio. Añadir la mantequilla -necesaria para que la fruta se dore- y colocar los trozos de fruta sin que se superpongan (si es necesario, hacerlo en tandas). Retirar una vez estén doradas.

  6. Servir la crema inglesa en el fondo del plato, colocar encima las frutas asadas y las frambuesas. Terminar con frutos secos picados por encima.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista