Y todos los invitados contentos
Y todos los invitados contentos.

Vasitos de crema de limón y merengue

  • Comentar
  • Imprimir

Este 'jetapostre' es una mano amiga, un salvavidas, cuando tienes invitados en casa y no sabes qué plato dulce poner para terminar la comida. Fácil, rápido de hacer, barato y con pocos ingredientes: es imbatible.

Recientemente escuchaba a dos cocineros profesionales hablar en un podcast sobre postres de fácil elaboración. Una de ellas comentaba que el postre a veces no era más que una excusa para alargar una comida y darle un cierre y que lo que buscaba, por tanto, no era algo que produjera fuegos artificiales ni complicarse la vida haciendo un postre elaborado sino tener algo que sirviera para tal fin. Quedó dando vueltas en mi cabeza esta idea y en una investigación –nada rigurosa y muy breve que hice utilizando a mis amigos como sujetos de estudio– llegué a la conclusión de que el postre es, muchas veces, socialmente necesario. Una comida con invitados donde no hay postre es una especie de comida inconclusa, un fallo del anfitrión.

Pero tal y como el postre puede ser socialmente necesario, también puede ser un ligero dolor de cabeza. ¿Con qué concluyo esta comida? Después de tanto trabajo cocinando el plato principal, ¿tengo que ponerme a hacer una obra de pastelería o voy a acabar recurriendo a un postre comprado con el riesgo que eso conlleva? Ninguna de las dos es necesaria, afortunadamente. Existen postres, a los que aquí llamamos jetapostre, que son muy fáciles de preparar y que ponen solución a este problema.

Estos vasitos de crema de limón y merengue no son más que una adaptación simple del lemon pie, un pastel que consiste en una masa quebrada o sablée, una crema de limón (como este maravilloso lemon curd) y un merengue italiano para rematar. En este caso, sustituimos la masa por unas galletas machacadas con mantequilla y una pizca de sal. El resto de preparaciones las mantenemos igual, aunque si quieres simplificarlo aún más, puedes cambiar el merengue italiano, que se prepara con almíbar, por merengue francés, que se elabora con azúcar (¡ojo!, al no llevar almíbar este merengue no se cocina, así que no lo tengas más de un día en la nevera).

Dificultad

La de lograr un lemon curd suave.

Ingredientes

Para 4 vasitos

Para la base

  • 100 g de galletas de vainilla, estilo María
  • 25 g de mantequilla
  • Sal fina

Para la crema de limón

  • 3 huevos
  • 2 yemas
  • 2 limones
  • 30 g de azúcar
  • 20 g de mantequilla

Para el merengue

  • 2 claras
  • 2 tiras de piel de limón
  • 30 g de azúcar

Preparación

  1. Machacar las galletas en un bol hasta que tengan textura arenosa. Agregar una pizca de sal y la mantequilla fundida.

  2. Distribuir la mezcla en los vasitos. Aplastar para que quede una capa firme en el fondo y reservar en la nevera.

  3. En un cazo batir los huevos, las yemas, el zumo y la ralladura de los limones (reservar dos tiras de piel de limón para el merengue). Cocer a fuego muy bajo sin dejar de remover. En cuanto comience a espesar, agregar la mantequilla fría y remover hasta que se derrita.

  4. Repartir la mezcla en los vasitos y reservar en la nevera hasta que se enfríen por completo.

  5. Cortar las dos tiras de piel de limón en juliana muy fina.

  6. Preparar el almíbar en un cazo con el azúcar, dos cucharadas de agua y las pieles. Si no cuentas con un termómetro, prepara al lado un bol con agua con hielo. El almíbar estará listo cuando llegue a 120 ºC; para comprobarlo, coge un poco de almíbar con una cucharita y sumergirla en el agua helada para que se enfríe. Si eres capaz de hacer una bolita con el almíbar frío, estará listo.

  7. Mientras, en un bol, batir las claras a punto nieve. Cuando el almíbar esté listo, retirar las pieles y reservar. Agregar el almíbar a las claras en forma de hilo sin dejar de batir. Debe quedar blanco, brillante y firme.

  8. Repartir el merengue en los vasitos con una cuchara o manga. Opcionalmente, dorar ligeramente con un soplete. Terminar con las pieles de limón por encima.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista